miércoles, 31 de octubre de 2018

EN MI PUEBLO SE APARECEN LOS MUERTOS



–¡La Gumersinda habla con los muertos! –era lo que yo oía en mi pueblo cuando era pequeño–. Luego, la física, la química y la biología me hicieron comprender que aquello no debían ser más que fantasías.

El culto a los muertos es el fruto de una necesidad –trascender– que, según los antropólogos, es común a todos los hombres, aunque la necesidad de trascender es diferente para un creyente –lo que trasciende es el espíritu–, que para un materialista –se trasciende mediante obras intelectuales o morales– En el primer caso la trascendencia está ligada la intuición, en el segundo a la razón.

La esperanza, producto de la religión, no ha cambiado, pero la ciencia sí, y la física de Newton es distinta de la física cuántica. Hoy conocemos, con todo rigor científico, que un bloque de plomo no es otra cosa que un conjunto de ondas vibratorias, o que el nivel energético del espacio se ve influido por la conciencia…, principios que ya están siendo aprovechados por la tecnología; por ejemplo, la fabricación de un láser emisor de un rayo que tarda dos segundos y medio en ir a la Luna y volver.

Los cambios en el conocimiento de la conciencia no han sido menores, y hay experiencias científicas realizadas en universidades prestigiosas que postulan que la conciencia no es un producto de nuestro cerebro, sino que utiliza a nuestro cerebro y, cuando mueres, esa conciencia a la que se suman tus experiencias, pasa a una conciencia cuántica, por la cual todos los seres del universo –las personas, los árboles, la mesa, el paragüero…– están interconectados.

Actualmente, la ciencia, de la mano de la física cuántica, nos está desvelando misterios que el hombre, desde los albores de la Civilización, había intuido: La muerte no es más que el paso a otro estado físico, desconocido pero real, al que muchos llamamos arcangélico.

¡Qué curioso, una vez más, lo más primitivo de nosotros –la intuición, que surge del cerebro límbico– coincide con lo más evolucionado –la ciencia, que nace de la corteza cerebral–!

¿Hablaría realmente la Gumersinda con los muertos?

Texto e Imagen de José Del Moral de la Vega

sábado, 27 de octubre de 2018

LAS LENTEJAS, UNA COMIDA PARA LA SALUD Y EL PLACER



Actualmente, la mejor cocina del mundo lleva sello español. El jamón es el manjar por excelencia, el gazpacho o la paella se han convertido en platos universales, los chinos alucinan con los churros que vende allí una empresa española, los restaurantes más famosos de Londres tienen como especialidad “las tapas” y lo que el mundo no sabe todavía es que muchas de nuestras recetas son, además de manjares, auténticas medicinas.
Un plato de humildes lentejas con un trocito de chorizo y otro de morcilla tienen todas las proteínas que necesita el cuerpo para un día, su extraordinaria cantidad de hierro, cinc y B6 nos previenen contra desequilibrios psíquicos, y si las acompañamos de un vaso de vino tinto estaremos tomando, además, resveratrol, que es una sustancia extraordinariamente activa contra el cáncer.
Pero sobre todo, un plato de lentejas acompañado de una hogaza de pan recién horneado, unas aceitunas aliñadas, un vaso de vino y una siestecita de sobremesa, es mucho más que un alimento, es un elemento de placer.

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

viernes, 19 de octubre de 2018

EL ÚLTIMO MILAGRO DE LA VIRGEN DE LA CABEZA


Recreación del lugar en el que el pastor de Colomera encontró la imagen oculta de la Virgen de la Cabeza a comienzos del siglo XIII.

La imagen de la Virgen ya no está en el camarín en el que se veneraba. Sin ropajes, coronas, oros ni otros abalorios, la imagen ha sido colocada en el patio donde está la cuevita en la cual fue descubierta por el pastor de Colomera. Como único adorno, la Virgen tiene en su mano un madroño fresco y el niño un puñado de moras.
Al patio llegan ahora unos cantos, dulcísimos, del coro de niños huérfanos y emigrantes que los frailes se están encargando de educar.
Fuera del Santuario, la calzada aparece llena de gente que vienen con ofrendas, aunque los exvotos no son figurillas de brazos, piernas, ojos…, sino unos papelicos que depositan en una bandeja a la entrada de la iglesia con escritos tales como: «prometo perdonar a mi vecino Tomasico por los desprecios que siempre me hace»; «ofrezco a la Virgen hacerle la compra todos los días a  Potenciana, que casi no ve, y no puede salir de su casa»; «prometo no tener nunca más envidia a mi cuñada, que a cada momento me cuenta el dineral que ganan sus hijos»…
Con todo, lo más extraño es contemplar una muchedumbre por los alrededores del Santuario que, a grito pelado, rezan el Rosario mientras recogen las basuras del suelo.
–Es una cofradía de la Virgen de algún lugar de España a la que le ha llegado el turno de limpiar el Santuario y los alrededores –me dice uno que pasa por aquí–.

–¡Dios mío. Todo ha sido un sueño! Un sueño del que me han despertado las campanadas de la misa de once.

–¡Pero qué haces, atontao! ¡No aparques ahí, que los coches de detrás no pueden salir! 
–¡Dos globos por un euro!
–¡El cupón de la ONCE!
–¡Yésicaaaa. Quita de ahí la nevera que se va a calentar la cerveza.!

–¿Habrá sido este sueño un milagro que me ha regalado la Virgen?


Texto e imagen de josé del moral de la vega


Imagen de la Virgen de la Cabeza desnuda de vestimentas y abalorios.

jueves, 11 de octubre de 2018

HIGOS CHUMBOS



Casi al final del verano, las noches de los domingos un hombre vendía higos chumbos en la puerta del Ayuntamiento.

– ¡Cuatro a la peseta! –pregonaba–. Todo un lujo para comprar con mi ridícula “paga”. Y quizá por ello yo sentía una tremenda alegría al salir de mi casa y ver que, en la puerta del Ayuntamiento, como cada domingo, aparecía aquel hombre con su puesto de higos chumbos: un cesto bien repleto de frutos, un cubo con agua para lavarse las manos de vez en cuando, un trapo para secárselas y una navaja para mondar el fruto.

–Una peseta de higos –pedía yo– mientras le entregaba la moneda. Y aquel hombrecillo –era muy bajito– iba escogiendo y mondando los higos con una envidiable destreza, tan rápidamente que a mí no me daba tiempo a engullirlos, por lo que, cuando llegaba al último, yo todavía tenía la boca llena y un higo en cada mano. Aquella plenitud la completaba con unos buenos tragos de agua de la fuente que había en la plaza del ángel.

Realmente, aquellos momentos eran de los más placenteros que yo tenía en las noches de los domingos del final del verano. –¡Con qué poco era feliz un niño de los años cincuenta!–.

Ahora, al ver los higos en un mostrador de la tienda, casi sin darme cuenta, repaso mentalmente sus propiedades bioquímicas y sus virtudes para la salud, pero lo que siento con más fuerza es el recuerdo de aquellos higos chumbos, casi mágicos, que vendía un hombre en la puerta del Ayuntamiento cuando yo era niño.

¿Qué papel espiritual jugará aquel recuerdo en la selva neuronal de mi conciencia?

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

domingo, 7 de octubre de 2018

LOS GERANIOS SON DESTRUIDOS POR UNA PLAGA


Oruga de un noctuido sobre una hoja de geranio con su forma típica de desplazamiento, arqueando el cuerpo.



Las macetas de las casas tienen un problema muy fácil de resolver.

Es frecuente que los geranios aparezcan, de un día para otro, con las hojas taladradas, pudiendo llegar a estar totalmente destruidas. Esos síntomas son debidos a la voracidad de unas oruguitas de diversas especies de noctuidos –Autographa spp., Chrysodeixis spp., Plusia spp.– que se alimentan de la vegetación de esta planta.

Su actividad es nocturna, permaneciendo ocultas durante el día en el envés de las hojas donde, si se inspeccionan con cuidado, las podemos encontrar inmóviles y perfectamente camufladas, ya que tienen el mismo color verde de las hojas. En posición relajada son rectilíneas, con un tamaño de unos 10 mm, pero si las molestamos se desplazan adquiriendo la forma de una mano “midiendo por cuartas”, de ahí que los agricultores las conozcan como “orugas medidoras”. –No se deben confundir con otras orugas que se alimentan del interior de los tallos–

Su eliminación es muy fácil si pulverizamos las plantas con algún insecticida de los que se encuentran en las superficies comerciales. Los formulados a base de piretroides son eficaces –en Carrefour venden uno, envasado en un pulverizador con la marca “Insecticida  Carrefour”, que tiene como materia activa cipermetrina y que es muy eficaz. Una aplicación debe ser suficiente–

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

sábado, 29 de septiembre de 2018

LOS HIGOS, UNA FRUTA EXTREMEÑA PARA LA SALUD Y EL DISFRUTE


Diversas recetas de higo realizadas por la Escuela Superior de Hostelería de Extremadura –¡Estaban riquísimos! –




En las familias humildes del sur de España, hasta los años setenta, la fruta fresca solo se tomaba en verano y otoño, mientras que los postres en invierno y primavera, exceptuando naranjas y plátanos, estaban constituidos por frutos secos, principalmente por higos y pan de higo –unas tortas elaboradas con pasta de higo cocida que se secaba y se solía rellenar con almendras–.

Estos frutos estaban considerados una comida de pobres, consideración basada en la ignorancia, porque realmente este fruto es una joya de la gastronomía, estando recomendado para prevenir la osteoporosis y, sobre todo, para paliar el estreñimiento.

Extremadura es la Comunidad con más superficie de higueras de Europa y, actualmente, se ha promovido un proyecto ambiciosísimo de innovación que aglutina a agricultores, industriales, hosteleros e investigadores con la intención de optimizar sus producciones y versatilizar sus presentaciones en el mercado.



Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

jueves, 20 de septiembre de 2018

SANIDAD DEL CULTIVO DEL OLIVO




El cultivo del olivo es, actualmente, el de mayor expansión en todo el mundo.

Para preservar la salud del cultivo, mi hijo Jerónimo y yo hemos elaborado un libro que recoge las 345 especies de fitoparásitos y fitopatógenos que han sido identificadas en los diversos continentes donde este vegetal se cultiva.

Este libro, ilustrado con 243 grafitos elaborados por mis hijos Diego y José, es fruto de investigaciones realizadas en Extremadura (CICYTEX), así como de una revisión de más de 500 publicaciones científicas y tecnológicas con el interés de describir la morfología de las distintas especies, su biología, epidemiología y terapéutica, a fin de que los olivareros puedan obtener buenas producciones de aceitunas.

“Sanidad del Cultivo del Olivo”, editado por “Phytoma-España”, pretende ser un servicio a los agricultores.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

MIRAR PARA VER



Dice el maestro Vives que se aprende a amar aprendiendo a mirar. Mirar lo que está delante y ver lo que hay detrás, que no se ve. 

Casi todo el mundo mira las obras geniales y se extasía. Hay otros que se quedan en lo inocente: ver como vuela una libélula, cómo zurea un palomo, como va y vuelve una hormiga, como juega un perrillo con un trapo. Y hay otros para los que su disfrute está en mirar a la gente, sin más: como camina un niño por el borde de una acera, la forma en que una anciana pone las manos sobre el regazo, la gesticulación de un adolescente contando cosas de amor, la blusa de una joven que, al andar, enseña o esconde su pecho, bellísimo.

Para acercarse a la esencia de las cosas hay que desaprender todo, volver para atrás y mirar como lo hace un niño, sin más principio que ver.

¿Qué estaría mirando esta inglesa, ensimismada, que por casualidad descubrí con mi cámara este verano en la Axarquía?

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

domingo, 16 de septiembre de 2018

Neyen Morra, una argentina que canta "Cristo del Remanso" como los ángeles




Jorge Fandermole compuso esta canción (Cristo del Remanso), que más que una canción es una oración, una oración con letra y melodía bellísimas.

Neyen Morra, con una voz espléndida, hace una interpretación que parece que rezara, del fervor que pone. Excelente canción y excelente cantante para guardar en nuestro archivo.

viernes, 14 de septiembre de 2018

MESTIZAJE DEL FLAMENCO




Desde hace más de 2500 años, Andalucía ha estado haciendo nuevos planteamientos culturales y liderando etapas en la carrera de la civilización occidental. Entre esas propuestas ha estado el flamenco, un arte declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, pero el flamenco no ha estado circunscrito exclusivamente a Andalucía, habiendo existido cantaores y guitarristas excepcionales en otras regiones españolas.  La propuesta musical del flamenco de esta niña –Rosalía–, es creación “sensu stricto”, y el hecho de que haya nacido en Cataluña muestra, una vez más, la excelencia que surge del mestizaje entre especies o culturas, contrapunto de la pureza racial o cultural que propugnan los nacionalismos.   

Desgraciadamente, no tengo formación para analizar esta música con criterios académicos, pero al escucharla, como escarpias se me pone el vello. Es muy probable que estemos asistiendo al nacimiento de una figura genial del flamenco.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

LAZOS AMARILLOS DE CATALUÑA Y METÁFORAS




Respecto a la problemática de los lazos amarillos de Cataluña, dice el Consejero de Interior de la Generalidad que no es lo mismo poner que quitar, y utiliza una bella metáfora diciendo que todo el mundo sabe que no es lo mismo poner que quitar flores, y es cierto; pero es muy fácil descubrir su trampa al más puro estilo gobeliano: el lazo amarillo es un símbolo intimidatorio contra la justicia, conminando a saltarse la legalidad, algo totalmente opuesto a la flor, símbolo perfecto de la belleza.

Realmente, la metáfora adecuada para comprender ese problema habría sido: todos sabemos que no es lo mismo cagar en la vía pública que quitar la mierda.

domingo, 9 de septiembre de 2018

LO QUE NO VEMOS Y ESTÁ



Porque tenemos sentidos creemos que lo conocemos todo, pero dentro de las cosas hay mucho más de los colores que vemos, de los ruidos que escuchamos, de los aromas que olemos, de lo que saboreamos o de lo que tocamos. A veces apreciamos armonía o desorden y todo nos lleva a la atracción, la indiferencia o el asco; pero hay mucho más. En la bufanda que nos abriga el cuello hay vivencias de ovejas que redilearon por praderas, pastores que las llevaron y trajeron, obreros que cardaron la lana, muchachas que envolvieron primorosamente la prenda. En el papel que escribimos, en el libro que leemos, en el vino que bebemos hay una infinitud de cosas que están y a las que somos ciegos y, de estas, la más valiosa, para mí, es el esfuerzo del hombre con voluntad de conseguir la excelencia para que los demás disfruten, que es el amor, porque como dice el poeta: «Todo lo mueve algo que, de no ser el amor, no sería nada».

Texto de josé del moral de la vega, imagen del fondo documental del MAPAMA

jueves, 6 de septiembre de 2018

ESPAÑA, LA MÚSICA Y LA DOPAMINA





Es normal que los habitantes de una determinada época no seamos conscientes de la importancia del momento en que vivimos hasta mucho tiempo después. Ahora, los españoles estamos inmersos en unos acontecimientos de una extrema gravedad de los cuales parece que casi no nos demos cuenta: independencia de Cataluña, demografía negativa que junto a una deuda pública monstruosa puede reducir extraordinariamente las pensiones, xenofobia derivada de una inmigración desordenada, políticos mediocres pensando en su partido y poco más….

Frente a este ambiente, es necesario defenderse para no caer en depresión, y uno de los procedimientos más eficaces es escuchar música.

No hay calificativos para valorar la interpretación que hace Elsa Benoit de esta canción: sencillamente perfecta. 

Unos buenos cascos, un volumen equivalente al de la sala de conciertos, cerrad los ojos, y la dopamina, con su efecto relajante, inundará nuestro cerebro. Si hace falta se repite una o dos veces más y seguro, seguro, que la sonrisa aparecerá en nuestra cara –a algunos se les eriza el vello–

sábado, 1 de septiembre de 2018

LAS ALPARGATAS Y LA DIGNIDAD


En esta foto, realizada por los años cincuenta en un cortijo de Villanueva de la Reina (Andalucía), aparece un grupo de mujeres y niños de distinta edad.

Si había algo que definía a la gran mayoría de los españoles de entonces era la pobreza, característica que se evidencia en las humildes sandalias o alpargatas que llevan estas mujeres vestidas “de domingo”. Su calzado es humilde, aunque la sencillez de esas zapatillas contrasta vivamente con sus peinados bien elaborados –el calzado les era impuesto por la ruindad del momento, pero el cuidado y la gracia de su peinado dependía enteramente de ellas, del valor que estas mujeres se daban a sí mismas–.

Kant distingue entre lo que tiene precio –se compra y se vende– y lo que tiene dignidad. En estas mujeres la pobreza se evidenciaba por las alpargatas que llevaban, pero sus peinados nos desvelan el altísimo sentido que ellas tenían de su dignidad.

Texto de José Del Moral De la Vega


sábado, 25 de agosto de 2018

EL AGRADECIMIENTO, UNA RAZÓN PODEROSA PARA PROGRESAR

En Sevilla, cada rincón tiene una historia que todos conocen, y la ciudad entera es como un cuerpo vivo.

Sevilla es una de las ciudades referentes en el mundo por su cultura y su belleza. Encontrar la razón de esa preeminencia es fundamental para copiar el procedimiento y poder adquirir, como ella, la admiración de los demás.

Sería ingenuo creer que esa excelencia se debe a una sola razón, pero para mí, que he vivido mucho tiempo en Sevilla, lo que diferencia a esta ciudad de las demás es el recuerdo que los sevillanos tienen de la vida de sus ascendientes. Si se quiere conocer la historia de la ciudad solo hay que pasear placenteramente por sus calles y, a cada paso, se van viendo mosaicos con leyendas como estas: «En esta casa se juntaban, cada jueves, los poetas “Amigos del Baratillo”». «En esta taberna, Antonio Pavón, entre copa y copa, improvisaba bulerías por soleá con su primo Antonio». «En este lugar, en la Semana Santa de 1885, resucitó Paca Rodríguez, que llevaba muerta casi medio día, al pasar “El Cachorro” por delante de su puerta» …
 
Esa admiración –devoción más bien– que los sevillanos tienen por los que los precedieron hace que se trasmita, de generación en generación, un culto a su ciudad que la engrandece y, sobre todo, le da vida –las ciudades que admiramos, más que monumentos, tienen vida: Sevilla, Granada, Lisboa…–.

Los pueblos que progresan son pueblos agradecidos a las buenas personas que los precedieron, y el mejor agradecimiento que podemos tener con ellos es recordarlos y trasmitir su memoria.

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

viernes, 24 de agosto de 2018

EL TRABAJO DE LA MUJER


Los que ya vivíamos en los años cincuenta guardamos imágenes de mujeres participando en una de las labores más sacrificadas del campo: la siega y agavillado del trigo. Afortunadamente, eso es solo un recuerdo, pero todos los que disfrutamos ahora de un ilimitado bienestar deberíamos pensar que si ello es posible se debe a una abuela, bisabuela, o aún más lejana en el tiempo… que alternaba la dureza del trabajo en el campo con la dulzura del cuidado de sus bebés.
Al margen de su valor biológico, es probable que la Humanidad, sin la participación de la mujer en su cultura, no habría pasado de la utilización de la piedra como herramienta.
En la antigüedad, ella ha sido la autora de maravillosas recetas culinarias a partir de los más humildes alimentos; en el cuidado de los niños y los mayores siempre estaba ella; en el arreglo de los desacuerdos familiares estaba ella; en el canto y la oración y en los más duros trabajos del campo estaba la mujer... y, actualmente, ella lidera las actividades más difíciles o hermosas de nuestra civilización. 
Conferir a la mujer idénticos derechos que al hombre es algo incuestionable, pero su utilización por gente de la política, el espectáculo o los famosillos, creando una guerra de competencias con el hombre, con el interés disimulado del poder es, probablemente, una utilización perversa cuyas consecuencias tendrán un efecto terrible en las diversas formas de convivencia entre el hombre y la mujer.



Nuestra cultura está llena de elementos referentes al trabajo de las espigadoras, como en la zarzuela “La rosa del azafrán” –A propósito, muchas felicidades a todas las Rosas–.

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

miércoles, 15 de agosto de 2018

METAMORFOSIS DE LOS ÁTOMOS AL TRIGO



No hay idea de calma y plenitud como la que evoca un campo de trigo ya recolectado, paisaje sin sombras donde todo no es más que recuerdo de una fertilidad que ya no está.

Un campo de trigo ya recolectado es una oración de grillos, chicharras y libélulas en silencio.

Un campo de trigo ya recolectado es una metáfora perfecta de la metamorfosis que cualquier forma de vida requiere.

Un campo de trigo ya recolectado es el rastro de un turbión de átomos que llegaron como vibraciones y se convirtieron en espigas, en pan, canción y alegría.

Un campo de trigo ya recolectado es, más que nostalgia por lo que se fue, esperanza por lo que, a ciencia cierta, volverá.

José Del Moral De la Vega






lunes, 13 de agosto de 2018


Muchachas de Villanueva de la Reina (Andalucía) participantes en una recolección de uvas en el “Labrao”, por los años cincuenta.



“Pa Santiago y Santa Ana pintan las uvas y, pa la Virgen de Agosto, ya están maduras”.

Por los años cincuenta, en los pueblos del mundo rural español, el trabajo y la diversión estaban marcados, principalmente, por las faenas agrícolas. La recolección de la vid era la menos sacrificada de todas las recolecciones y, muchas veces, el trabajo coincidía con la diversión.
En mi pueblo ­–Villanueva de la Reina (Andalucía)– el Guadalquivir pasa lamiendo sus casas y uno de los meandros que forma el río está ocupado por parcelitas donde la vid convive con almendros, nogales, higueras, olivos, perales…que forman un paisaje delicioso y cuyos frutos, hasta el final del siglo pasado, constituían la principal fuente de supervivencia de muchas familias.  
La recolección de las uvas –blancas y de la variedad Airén– se hacía al atardecer. Los racimos se limpiaban cuidadosamente de los gajos picados y se colocaban, bien dispuestos, en canastas para que, al día siguiente, de madrugada, mediante mulas se llevaran a la plaza de Andújar para su venta.  
Esa tarea la solía realizar la familia del labrador, aunque muchas veces, los parientes y amigos también participaban.
Para los jóvenes del pueblo, aquella “tarea” era un acontecimiento alegre y divertido que comenzaba al atravesar el río en las barquillas que Diego y Manuel gobernaban con la autoridad y pericia de un almirante. La recolección se hacía entre cantos y bromas y la faena solía terminar con un banquete de aquellas uvas turgentes, blancas y jugosas y con olor a pámpano.

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega