lunes, 3 de noviembre de 2008

Cadenas


Imagen del libro Protagonistas de un mundo rural

A Jesús Burgos Giraldo, que en Úbeda hablaba a los jilgueros
con el lenguaje universal de los limpios de corazón.


Encadenadas vienen
las palabras en los versos.

Encadenados están
hombres, bestias y arados
para pagar el verbo
desde el instante primero.

Encadenados
la tierra al mar,
la calma al viento,
la sombra al sol.

En cadenas retorcidas,
de ADN,
los ácidos se hacen carne.
Cadenas infinitas
de infinitos casi nada,
desde la mar
a la tierra
al aire.

Y sólo,
encadenados al amor,
pueden los hombres ver
la cara de Dios.

José Del Moral De la Vega

1 comentario:

Mar y ella dijo...

Quizás la cadena del amor es la única que es un suave lazo que te mantiene unida a lo verdadero al motoer de la vida....

Un saludo
Mariella