sábado, 29 de noviembre de 2008

SANIDAD VEGETAL. Las enfermedades de los frutales. El otoño, una estación peligrosa (III)



Vista microscópica en la que se aprecian, sobre unas
células epiteliales estrelladas de las hojas del olivo,
las esporas del hongo Mycocentrospora cladosporioides,
causante del Mal del plomo.

La mayoría de los árboles que se cultivan por su fruta son de hoja caduca, pero también los hay de hoja perenne (olivo, naranjo, chirimoyo…), cuyo crecimiento es constante a lo largo del año. Y al igual que estos vegetales crecen con más o menos vigor durante todas las estaciones, también lo hacen los patógenos que provocan enfermedades en los mismos: Spilocea oleagina (Repilo del olivo), Phytophthora spp (Aguado de los cítricos)…
En el área mediterránea, las épocas más favorables al desarrollo de estos patógenos son primavera y otoño. Durante ellas, la humedad es alta y las temperaturas templadas, condiciones idóneas para que los patógenos crezcan. Es por esto que, en el otoño, los fruticultores están obligados a desarrollar aquellas terapéuticas que evitan o disminuyen los riesgos de que estos microorganismos causen enfermedades peligrosas para la rentabilidad de sus cultivos.
(Para más información consultar el libro "La Sanidad de los Vegetales Cultivados"

Fig. y texto de José Del Moral De la Vega

2 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Hola querido José.

Te quiero comentar que me parece muy interesante esta serie con pequeños esbozos de lo que acontece en el mundo de la agricultura, sobre todo porque siempre los acompañas con esas imágenes tan buenas que nos muestran de lo que hablas.

¡Te felicito!

Seguiremos aprendiendo a tu lado.

:-)

Un beso para ti.

Dédalus dijo...

Curioso, vaya. Nunca te acostarás... sin saber una cosa más.

Saludos otoñales.