domingo, 9 de noviembre de 2008



Un labrador viejo me dijo un día que los rebaños
de ovejas son, en realidad, procesiones de
cartujos disciplinados y rezadores.

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

2 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Hola mi dulce Amigo.

La vida nos ofrece a su paso bellas similitudes, como la que hoy nos ofreces. Mucho debemos aprender de los mansos rebaños, que al compartir el rutinario camino con obediencia y sumisión, ayudan a la armonía del mundo y a la preservación del ecosistema.

Me encanta saber que estás aquí :-)

Mil besos... ¡te escribo!

Bohemia dijo...

Disciplinados, sumisos...es una buena metáfora...

Bss