miércoles, 17 de diciembre de 2008

Marina Núñez



Descubrí la obra de Marina Núñez a través de un reportaje de televisión. Acababa de exponer en el Reina Sofía su serie Locura (1996). Yo conocía las míticas fotos de La Salpêtrière, que me habían atraído siempre, por el morbo, más que nada. Me sorprendió que aquella chica tan dulce −al menos así la recuerdo− hubiera creado algo tan delicadamente, tan socarronamente macabro. Siniestro, Monstruas, Ciencia ficción, Error… Toda su obra nos lleva por una monstruosa, cruel y continua metamorfosis. El cuerpo humano y sus posibilidades de transformación y manipulación; desde lo conceptual e imaginario a lo físico y palpable. Hay aquí mucho de discurso postmoderno. Pero nos resulte ya plomizo o no ese discurso, coincidamos o no con los planteamientos de la autora, lo cierto es que su obra señala un rasgo de nuestro tiempo, crisálida, no sabemos si de una mariposa o de un monstruo. Entramos en la Ciencia-ficción.


Texto: Diego

2 comentarios:

Amor dijo...

un blog particularmente hermoso

Diego dijo...

Gracias, Amor. Se te sentía por aquí, pero hasta ahora no habíamos podido leer nada de ti. ¿Habrá más?