miércoles, 31 de diciembre de 2008

Un lugar mágico


Plaza de Villanueva de la Reina (Jaén, España)
donde hay esculpido un ángel guardián con una
espada de fuego y la inscripción: terribilis locus iste est.


Para Inmaculada y Yolanda,
que les gusta bailar entre ángeles, palmeras y leyendas

La plaza de Villanueva de la Reina (Jaén, España) es un lugar mágico.
En los Vasos de Vicarello, donde está grabado el itinerario que desde Cádiz iba hasta la Roma imperial, hace ahora dos mil años, hay un lugar “Ad Noulas” que corresponde a este sitio fantástico, uno de los lugares a los que, desde el Atlántico, subían las barcazas romanas para mercadear con aceite, vino, plata…Más tarde, fue elegido por los templarios, y hay estudiosos que lo relacionan con uno de los territorios donde está oculto el tesoro del Rey Salomón… Reconquistadas estas tierras a los musulmanes (año 1225), por este pueblo han cruzado el Guadalquivir los rebaños de ovejas que iban y venían entre las dehesas cálidas del sur y las tierras frescas de Toledo y Cuenca. Y cuando en España los libros sólo se componían en sus cuatro o cinco Universidades, y poco más, en una casa de esta plaza, el doctor Juan Acuña montó una imprenta y editó un libro, guardado hoy como una joya en las mejores bibliotecas del mundo.
Cuentan los abuelos que hace mucho, cuando por primavera los mozos paseaban en esta placita –¡como un milagro!– nacía el amor…; y si algún niño tocaba aquí un instrumento musical o cantaba un palo de flamenco, con el tiempo se convertía en un virtuoso…Por eso ahora, los mayores llevan los niños a bailar a este lugar mágico, convencidos de que, un día, se convertirán en una Carmen Amaya o en un Alexander Prokofiev…


Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

3 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Hola querido José.

Muy bella debe ser esa plaza, para que en ella revoloteen las flores del amor, vuelen las notas danzantes de una dulce canción y revienten de contento las almas presurosas a encontrar la magia de la vida que aquí suele descansar.

Gracias por este relato, saplicado de la historia que tan bien nos sabes contar.

Un beso para ti.

José Del Moral De la Vega dijo...

No te imaginas tú muy bien, Angélica,la magia de esa plaza. Y aunque te parezca increible, los elementos históricos con los que está trabada la narración, son hechos documentados.
Un abrazo

4ojos dijo...

bonita historia. ¿No tienes foto del ángel?