viernes, 20 de marzo de 2009

¿Retrató Cartier-Bresson el entierro de Franco y su dictadura?


Franco dentro de un Cadillac "cady 55 fleetwood limousine"
en una
visita a Villanueva de la Reina y La Quintería a mediados del siglo XX.

Querido Pepe Aranda: Tú recuerdas bien que España, en la mitad del siglo XX, entró en la etapa consumista del desarrollo. La Dictadura del general Franco presumía de haber acabado con el hambre y la miseria de los españoles; se habían construido magníficas universidades laborales para los hijos de los obreros; los jubilados, por vez primera en este país, cobraban una paga del Estado; la Seguridad Social cubría todos los gastos de enfermedad de los trabajadores, y en una pirueta política por la que habría que calificarlo de trilero, le quitó un montón de tierras a los ricos que le habían ayudado a acabar con la República, y se las dio a los campesinos. Dicen los historiadores que Franco cometió un tremendo error: creyó que todo aquello era fruto de la paz, cuando en realidad era consecuencia del orden.
A mediados del siglo XX, Franco pasó por Villanueva de la Reina y La Quintería. Fue a visitar las obras de ingeniería rural que se hacían en el valle del Guadalquivir, y de esa visita quedan numerosos testimonios gráficos.
Querido amigo, mira con atención esta joya que te envío. En el cajón de la cómoda de un villanovero me he encontrado esta foto donde se recoge al dictador dentro de un coche –probablemente un Cadillac cady 55 blindado–, que destaca sobre una serie de objetos parásitos –un arco triunfal, un guardia de seguridad, espectadores…–. Si te fijas con atención, verás que las dos figuras destacadas de la foto, Franco y el militar que le acompaña, aparecen dentro del coche, pero el mensaje que realmente nos llega es el de “un féretro con el dictador y el militar dentro” ¡Increible! ¿Se estaba anticipando este fotógrafo al entierro del dictador y su ejército vencedor?
A mí esta foto me parece genial, Pepe. ¿Tú crees que podría deberse a Cartier? Espero con impaciencia tu análisis que, como siempre, será acertado.

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

4 comentarios:

Pepe Aranda dijo...

Amigo Pepe. Esta es una fotografía en donde los reflejos y la técnica del fotógrafo son cruciales para hacer algo digno.
Le doy un sobresaliente al autor de esta fotografía.
Podría enfocar mi crítica bajo los parámetros que tú nos apuntas. Cómo es tu metáfora sobre el féretro que pueda representar ese coche negro, con el dictador y el militar dentro. No, no lo voy hacer porque en ese campo, el de las metáforas, me considero un poco cojo y podría pasarme de “listo”. Aunque me considero un aficionado, que no un maestro, si te voy a dar mi opinión técnica sobre esta foto.
Primer detalle: No utiliza flash. No observo destellos ni en los cristales ni en los embellecedores metálicos del coche.
Segundo detalle: ¿Cómo puede salir Franco iluminado dentro del coche? La respuesta está en la utilización de un negativo de alta sensibilidad o posible forzado de la película a posteriori. Las dos opciones me hablan de un MAESTRO detrás de la cámara.
Tercer detalle: Enfoque preciso dentro de un coche que posiblemente esté en marcha. Aquí no funcionan los automatismos, el enfoque ha sido manual y con unos reflejos de halcón. Aquí me atrevería a pronosticar que detrás de esta foto está una cámara con enfoque telemétrico. Sabemos que la cámara de Cartier-Bresson era una leica de enfoque telemétrico que precisamente se caracteriza por su precisión a la hora de enfocar en condiciones adversas de luz. Dentro del coche, con escasa luz, no es fácil enfocar. Te sugiero que lo pruebes.
Cuarto detalle: Franco y el guardia del coche salen enfocados, el resto sale desenfocado debido a un diafragma relativamente pequeño. Se vuelve a necesitar mucha precisión a la hora de enfocar en estas condiciones, y sobre todo, a una persona que pasa en un coche.
Resumiendo: Es una fotografía técnicamente sobresaliente. Lo cual nos puede llevar a Cartier_Bresson y su estupenda cámara telemétrica leica, de la serie M.

José Del Moral De la Vega dijo...

Querido Pepe Aranda, como siempre, tu comentario llega con la precisión de un maestro relojero suizo.
Es evidente que este Cartier es muy escurridizo, le gustaba ir de incognito..., pero con paciencia creo que podremos descubrirlo.
Inevitablemente, te volveré a pedir ayuda cuando tenga otra pista.
Un fuerte abrazo

angélica beatriz dijo...

Definitivamente, esta fotografía me ha impresionado, porque no conocía a Franco.

Los comentarios tuyos, querido José, y los de Don Pepe Aranda, enriquecen cualquier perspectiva formada en torno a la imagen que hoy nos compartes.

En Albayana Ideas, uno aprende algo nuevo cada vez que entra a visitarlo.

Muchas gracias.

Un beso.

Pepe Aranda dijo...

Para saber algo más de nuestro personaje visita el siguiente enlace: http://www.rfi.fr/actues/articles/111/article_11277.asp