jueves, 24 de septiembre de 2009

LA MIRADA DE UN NIÑO


Imagen de Gil Azouri


Llegó la luz
y era hermosa.
Llegó la lluvia
y vivificaba.
Llegó la palabra
y era sabia.
Llegó la música
y emocionaba.

Llegó la mirada de un niño
y descubrí cómo mira Dios

josé del moral de la vega

12 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Pero José... hace tiempo que no me enternecía un poema tanto como el que hoy nos compartes...

Seguramente en las pupilas infantiles suele recrearse Dios, vistiéndolas de su pureza, su candor y su fuente de inagotable inocencia.

Una bella y gran enseñanza siembras en nuestras almas, querido José... Solo con un corazón pleno de amor, verdadero y desinteresado, podremos contemplar la belleza del mundo... tal y como lo hacen los niños...

Un beso grande José.

P.D. La foto es extraordinaria. Gracias...

BEATRIZ dijo...

Querido Pepe,

Me has remitido a la primera experiencia de las cosas, debió ser así...las primeras gotas de lluvia, la primera visión de la luz, el principio de la vida.

Y qué manera tan dulce de cerrar el poema.

Un abrazo y agradecimiento por harnos parte de la palabra viva.

José Del Moral De la Vega dijo...

Me alegra mucho, Angélica, que hayas tenido un sentimiento de ternura. Desde hace algún tiempo me atraen poderosamente las miradas de los niños. Me parece que ellos son un manantial de sabiduría y belleza.
Muchas gracias por tu visita.
Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Eres muy generosa con este poemita, Beatriz. Durante una etapa de estudiante quise ser maestro de niños. Y quizá, por ello, hay en mi una frustración por haber perdido tanta belleza como encierran esas caritas arcangélicas.
Un abrazo

Carla dijo...

Que hermoso Jose!!! A veces los poemas breves dicen tanto, este por ejemplo me emociono y conmovió.
La mirada de un niño es inocente, y todos quisiéramos volver a serlo!

José Del Moral De la Vega dijo...

Eres muy generosa, Carla. Pienso que el mayor peligro que se corre, al componer un poema, es creerse que se es poeta. Yo procuro que eso no me ocurra; pero cuando se leen halagos como los tuyos, es muy fácil caer en esa tentación.
Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
Un abrazo

diseño de volantes dijo...

Muy interesante el post, y el blog en general. gracias

lully desnuda dijo...

Los niños son angelitos, su mirada es una fantasía pero verlos dormiditos es toda una deleitación que con la ternura nos brinda un especial sosiego.

Un abrazo amistoso!

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias, "Diseño de volantes", por pasaros por este cuartico de estar.
Espero volver a veros por aquí.

José Del Moral De la Vega dijo...

Efectivamente, Lully. Los niños parecen pertenecer a otra especie.
Un abrazo

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Y llegaron mis ojos a estas letras y se iluminó mi corazón.
Gracias.
Besos!

José Del Moral De la Vega dijo...

Efectivamente, Silvia. Esos ojos son capaces de iluminarnos con una luz "especial".
Un abrazo