viernes, 1 de enero de 2010

LA DEHESA ARBOLADA SE MUERE (La muerte silenciosa de los árboles, “la Silenciosa”) 3*


Fig. 1 Tronco de alcornoque con orificios de Cerambyx welensii (Fig. original de P.E. Rosado)

*Debido a la extensión de este tema, se presenta en sucesivos spots con el mismo título, y numerados de forma correlativa.

Quizá una de las mayores dificultades para evitar o controlar este problema parasitario del arbolado de la dehesa, conocido como la Silenciosa y provocado por el insecto Cerambyx welensii, es que el agricultor no es consciente de la gravedad que afecta a sus árboles, a menos que éstos se hayan caído por viento, nieve o algún otro accidente.
Para determinar el grado de infestación de una dehesa es necesario recorrerla detenidamente e inspeccionar el troco de los árboles. Cuando éstos están parasitados, se pueden observar orificios de 1 cm de diámetro, o incluso algo mayores, y que corresponden a los agujeros de salida del insecto (Fig. 1). Por estas aberturas, cuando existe una gran actividad larvaria, aparece serrín que se amontona en la base del árbol.
Otro de los síntomas que denuncia la presencia del Cerambyx aparece en las operaciones de poda. Al cortar las ramas, si el árbol está parasitado, se pueden ver las galerías del insecto (Fig. 2).
En los muestreos realizados desde finales del siglo pasado, en dehesas arboladas de Extremadura, se ha podido comprobar el ritmo creciente de los síntomas de la Silenciosa, que actualmente se estiman en un 20% de árboles parasitados, existiendo enclaves con la práctica totalidad de su arbolado afectado.


Fig. 2. Sección de una rama podada en la que se aprecian las galerías que el insecto hace en el interior de la madera (Fig. original de J. Del Moral)

Texto de José Del Moral De la Vega

5 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Hola José querido.

¿Puedo preguntarte si este insecto, el Cerambix Welensii, se encuentra activo en otras partes del mundo? Por lo que nos platicas, su presencia es devastadora. Ojalá que ya pronto quede plenamente controlada su actuación.

Un abrazo grande de Año Nuevo para ti.

Matilde dijo...

Se va hilando el relato y voy tomado nota de cada detalle. Mil gracias
Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Querida Angélica, a lo peor me estoy pasando en la valoración de la importancia de este insecto, y quizá los que entráis al blog penséis que dentro de poco van a desaparecer los bosques del mundo...
En principio, solo está denunciada su presencia en Europa, y sobre árboles del género Quercus (encinas, alcornoques, robles...), pero sobre todo, después de los estudios que estamos haciendo, y que os voy a ir contando, estamos convencidos de acabar con las plagas que actualmente forma este coleóptero.
Muchas gracias por tu visita.
Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por tu visita, Matilde. Ve tomando buena nota de todo,¡verás que relato te va a salir!
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola, tengo una pequeña finca de 1 hectarea y media. Hace unos años, una de las encinas presentaba un agujero tremendo y estaba empezando a secarse. Un amigo nos dijo que estaba infectada por un gusano de las encinas y escarbando por los surcos del tronco, logró encontrar al bicho. La encina se recuperó y no murió. Ahora otra encina cercana a esta, pero mucho más grande presenta 2 agujeros en el tronco, y creo que vuelve a ser este bicho. Me gustaría que se pusiera en contacto conmigo para explicarme detenidamente cómo colocar la trampa con la pulpa del melón, y que el bicho no se escape después. Estoy muy preocupada por si se seca esta encina y por si infecta a las demás. Mi correo es: carmenortu@hotmail.com. Muchas gracias por su ayuda y por investigar sobre este tema tan preocupante.