viernes, 15 de enero de 2010

LA SOMBRA


Las Hurdes (Extremadura, España)

Te crees
que por medir el tiempo
conoces lo que es,
que por tener las cosas
las posees,
que al abrazar un cuerpo
eres dueño de su alma.
Y estás convencido de que las envolturas
guardan en su interior las esencias,
adonde llegas
con algoritmos y teoremas.
Pero no hay voces de verdad,
son solo ecos,
ni palabras,
son murmullos.
Todo no es más que una sombra,
inmensa,
de algo que está detrás.


Imagen y poema de José Del Moral De la Vega

14 comentarios:

Mar y ella dijo...

Todo es nada,y tantas veces nada es todo...
Versos profundos como la mirada de quién pretende encontrarse con otra mirada..


La música de mi blog es de Dave Koz saxofonista,que interpreta de modo increible el tema de amor de la cinta Cinema Paradiso..



Gracias José,por leeer más allá de mis letras.

Mariella

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Nada es lo que creemos que es y cada instante lo vivimos como deseamos hacerlo. No somos los dueños de nada, porque hasta lo más elemental tiene en algún resquicio, su propia identidad. Los objetos materiales se desgastan y se pierden. Las sensaciones se escurren como arena entre los dedos y aunque se renuevan, nunca son las mismas.
Hermoso trabajo, amigo...para la reflexión.
Besos!

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias, Mariella, por tu visita, por tus palabras y por la pista de ese saxofonista -me encanta ese instrumento-.
Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por tu visita y tu reflexión, Silvia. ¡Cómo se nota que los poetas hacéis, más que literatura, metafísica!
Un abrazo

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, José:

¿Dueños de qué?, dueños de nada. Todo es vana ilusión.

Bonita fotografía,

Saludos.

Matilde dijo...

Creemos tener algo y no tenemos nada. Creemos ver la realidad y sólo vemos su sombra...Platón nos lo contó muy bien en su célebre mito y Saint Exupéry por boca del pequeño Príncipe nos advirtió de que "Las cosas verdaderas no se ven".
Vivimos, andamos, conocemos a tientas.
Pero los poemas ¿no son acaso intentos de transmitir o desvelar los ecos de lo innacesible?
Interesante tu reflexión filosófica en forma de poema,
Y muy bonita la foto.
Saludos

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por tu visita y tus palabras, Rafael.
Un abrazo

Efectivamente, Matilde. Es una idea que nos acompaña desde la noche de los tiempos; pero, en este caso, es un paisaje que sugirió una idea.
Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
Un abrazo

Julio Batet dijo...

Me ha encantado. S. Agustín dijo que Juan era la voz; pero la voz, sabemos que es provisional. Se pregunta él que si quitamos la palabra, ¿qué es la voz? La voz no es más que un ruido vacío si antes no ha existido el concepto. "Cuando pienso lo que voy a decir, ya está la palabra presente en mi corazón; pero, si quiero hablarte, busco el modo de hacer llegar a tu corazón lo que está ya en el mío. Al intentar que llegue hasta ti, y se aposente en tu interior la palabra que hay ya en el mío, echo mano de la voz y, mediante ella, te hablo: el sonido de la voz hace llegar hasta ti el entendimiento de la palabra; y una vez que el sonido de la voz ha llevado hasta ti el concepto, el sonido desaparece, pero la palabra que el sonido condujo hasta ti está ya dentro de tu corazón, sin haber abandonado el mío" (San Agustín)
Afirma que es entonces cuando la palabra tiene que crecer en ti y "yo" tengo que menguar. Juan pasó, pero la divinidad de la Palabra permanece.
Como ves un algo largo, pero la belleza de los expresado por san Agustín, que se lee en el 1er capítulo de San Juan. Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Magnífica reflexión la que haces, Julio, después de leer este poemilla.
Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Muy bonito Pepe, hallarse en la sombra de tu voz hacha palabra ¿serás como suenas?..me gusta que se expresen cosas así, al fin nosotros nos vamos pero algo queda de nuestras lúces.

Abrazo fuerte.

José Del Moral De la Vega dijo...

Eres muy generosa con mi poemilla. Muchas gracias, Beatriz.
Un abrazo

angélica beatriz dijo...

/...Todo no es más que una sombra,
inmensa,
de algo que está detrás.../

Qué poema tan lleno de significado, querido José. Al escucharte en él, he sentido que ese -algo- que está detrás de las cosas es el alma misma que ponemos en descubrirlo, como un don que nos viene de Dios. Así, todas las cosas serán del color con que se les mire... mientras más generoso y agradecido sea el corazón que busca, más bellos y valiosos serán los objetos que encuentre, incluyendo su sombra.

Gracias por este poema, José. Regálanos más cuando puedas.

Un abrazo para ti.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por tu visita y tus palabras, Angélica. Prometo traer más ensayos como éste, aunque yo no soy un poeta como tú.
Un abrazo

Carla dijo...

Hermoso poema Jose, me sorprendiste!
Te felicito!