martes, 2 de febrero de 2010

"La carne hace carne/el vino hace sangre"


“Y la peña defensora de lo orgánico, con su ferviente recital de riesgos que conllevan los pesticidas, las hormonas, los antibióticos y la manipulación genética, da la impresión de que se mueve por impulsos totalmente ajenos al gusto o el placer. El lobby de la “comida lenta”, en su defensa de las materias primas sostenibles, los productos orgánicos y biológicos, la carne no sometida a ninguna clase de crueldad y el retorno a un país de las maravillas agrarias muy fotogénico pero utópico, parece pasar por alto el hecho de que tales productos son caros, de que gran parte del mundo se va a la cama con hambre y de que la mayoría del personal no puede montarse en el vehículo deportivo de Sting para ir a la tienda macrobiótica y pagar el doble del precio del mercado.”

Anthony Bourdain. Malos tragos (2006)


De Anthony Bourdain disfruté leyendo Confesiones de un chef, volví a hacerlo con Viajes de un chef, y ahora estoy haciéndolo con los artículos de Malos tragos. Por si no queda claro, Bourdain es cocinero y escritor, y su experiencia en lo primero le da un importante material para lo segundo. De su estilo diría que es como una eficaz mezcla de novela negra norteamericana, la brutalidad hedonista de un Rabelais y un “toque” de Bucowski. Bourdain también es un fenómeno mediático y como tal tiene su personaje, que es el de chico duro, con un pasado de sexo, drogas y rock and roll, pero sensible. Una de sus manías son las nuevas corrientes dietéticas. Quizá sea en algunas páginas de Malos tragos donde mejor se despache contra macrobióticos, vegetarianos, veganos, orgánicos, crudívoros y demás grupos que, al igual que los puritanos de antes machacaban con el sexo, ahora machacan con la comida. En realidad, lo que a Bourdain le fastidia es que muchos de ellos no se limiten a cumplir religiosamente sus preceptos, sino que, basándose en “la ciencia” o en diversas corrientes de pensamiento a medio digerir, arremetan contra la antigüedad, la riqueza y la complejidad de la culinaria mundial, como si ésta no fuera más que un inmenso y continuado error, y hasta hoy no existieran criterios, o aun siquiera la mínima percepción de lo que a cada individuo le sienta bien o mal. Le parece, además de una ofensa, un peligro. Y coincido con él. La imagen de Michael Jackson viviendo en una burbuja de plástico es el icono de una época aterrorizada. Por todo. Ahora el diablo anda más suelto que nunca, en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en el suelo que pisamos, en la ropa que vestimos… Y en la comida, especialmente en la comida, cocinada con esfuerzo, creatividad e ingenio por generaciones de hombres durante miles de años, con frecuencia desde la escasez y la falta de recursos.
Lo cierto es que, si no quieres terminar envenenado por tus propias toxinas, has de tener un buen sueldo para poder llevar a tu mesa todos los días un potaje de Azuki, una ensalada de agar-agar o un plato de macarrones de espelta integral con salsa de tomate de cultivo biológico, por ejemplo. Lo que no parece el caso de la mayoría de hogares del mundo, especialmente de ciertas partes del mundo, más preocupadas por su supervivencia que en equilibrar sus ying y yang.
Los extremismos tienen algo heroico, lo reconozco, pero cuando alguno de esos con expresión angelical intenta venderme el vegetarianismo o la macrobiótica como “forma de vida equilibrada”, tengo la impresión de encontrarme ante un jihadista. Y casi puedo entenderlo... Pero si ese mismo se atreve, en mitad de un festín de cochinillo al horno o de fritura de pescado, a decirme, con sonrisilla condescendiente, que estoy arruinando mi salud, entonces me dan ganas de convertirme yo en el jihadista.
Por eso me gusta Bourdain, a pesar de su pose macarra, porque me recuerda que la comida, como cualquier placer, es una experiencia emocionante, un viaje más allá de lo púramente orgánico. Un viaje que implica riesgos, claro, pero que si no los hubiera, sería como la cocina que nos proponen los nuevos apóstoles: un puñado de mijo hervido.


Texto:
Diego

El título del artículo pertenece al poema La carn fa carn, de Salvat-Papasseit.

2 comentarios:

david santos dijo...

Me há gustado mucho de tu trabajo. Gracias por acerlo.
Yn saludo.

Diego dijo...

Muchas gracias, David. Y bienvenido! Un saludo