domingo, 8 de agosto de 2010

¿Es verdaderamente nuestra la dignidad?


Mujer sentada en una calle de La Alberca (Salamanca), probablemente el pueblo más bonito del mundo.

A mis amigos Dionisio y Rosa Mari, que en verano siempre vuelven a su pueblo
a redescubrir lo sencillo y sentir felicidad.

¿Vivirá sola esta mujer que veo sentada a la puerta de una casa? ¿Estará casada? ¿Habrá parido y tendrá hijos? ¿Será una mujer bondadosa, sacrificada? ¡Quizá haya leído a Platón en griego y a Virgilio en latín. A lo mejor, cuando era niña, vio en su pueblo alguna representación de García Lorca, y después de estudiar, quizá fue preparadora entomológica en el Museo de Ciencias; o tal vez, es muy probable que, cuando era joven, cuidara cabras en las Batuecas!
No sé.
Nunca podré conocer nada de esta mujer sentada a la puerta de una casa. Pero ¿de dónde nace tanta dignidad como alcanzo a ver en su figura? ¿Será que la excelencia se refleja, como la luz, y viene siempre de lo alto?

Texto y figura originales de José Del Moral De la Vega

8 comentarios:

tino dijo...

Realmente la dignidad de la imagen la pones tú. Magnífica descripción de la secuencia que se adivina en el trazo sencillo de la foto.Un abrazo.

De tu pregunta en el Gimnasio: tienes que irte a configuración y a tu lista de blog y allí señalar todo los indicadores y entre ellos se encuentra lo que pedías. Un abrazote Pepe.

José Del Moral dijo...

Muchas gracias, Tino, por tu visita y tus indicaciones. Espero encontrarlo.
Un abrazo

angélica beatriz dijo...

La dignidad, siendo el valor intrínseco y supremo del ser humano, no se puede ocultar a los ojos de quien sabe -contemplar- la belleza de la espiritualidad.

En tus palabras, querido José, nos has -descubierto- bellamente la dignidad de esta mujer. Por eso te doy las gracias, porque al leerte, un rayito de luz se cuela por entre las nubes para iluminar este momento en tu blog.

Un beso y un abrazo.

José Del Moral dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Angélica.
Tú sabes muy bien, como nos descubría Ferrater Mora, que la espiritualidad no es otra cosa que "intuir" la esencia de las cosas. ¿Y acaso no se puede considerar como regalo la intuición? ¿Pero un regalo de quién?
Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Pues la imagen dignifica el lugar con la presencia de aquella mujer, que bien has sabido tomar.

Me gusta el tono de preguntas que haces.

Saludos

José Del Moral dijo...

Muchas gracias por tu visita, Beatriz.
Ese pueblo (La Alberca) es precioso.
Un abrazo

Carla dijo...

ME gusto tu punto de observación. Como te imaginas que puedo haber sido de la vida de la mujer. Esa preguntas que todos nos hacemos cuando una persona que no conocemos nos intriga, cuando solo su imagen nos llama la atención.
Excelente José!

José Del Moral De la Vega dijo...

Ya sé, Carla, que a tí lo que te interesa es la intriga. Se nota mucho que te fascina.
Gracias por tu visita.
Un abrazo