sábado, 31 de diciembre de 2011

EL VILLANCICO, UN CANTO DEL PUEBLO


La cantante americana Lhasa de Sela, con el conjunto de cuerda que la acompaña, ha sabido captar la frescura y encanto de este villancico español y presentarlo como una pieza de su destacada oferta musical.

Los españoles solemos mostrar un complejo extraño, una supervaloración de lo extranjero, y casi como consecuencia de lo anterior, una especie de chovinismo al revés: nos parecen carentes de valor muchos de los elementos o símbolos de nuestra cultura.
La Navidad nace en Europa  como fruto del cristianismo, y es una fiesta del pueblo. En España, las canciones que se cantan en ese tiempo se llaman villancicos –lo cantaban los “villanos”, y de hecho Felipe II los prohibió dentro de las iglesias–, poemas con la frescura de lo auténtico, entre los cuales encuentro éste del siglo XVII, bellísimo, que se canta en mi pueblo: En el portalico, el niño duerme/ San José vela./ Del seno de la Virgen/ se ha caído un clavel./  Qué orgulloso que está el heno/ porque ha caído sobre él.
El villancico es una pieza esencial en el acervo musical del flamenco, que está considerado patrimonio cultural de la Humanidad, pero para los cantantes españoles actuales de la autodenominada progresía, es una “cutrería”, y o bien lo ignoran o lo ridiculizan. Y tiene que ser una cantante americana de primera fila, Lhasa de Sela, –desaparecida no hace mucho- la que haga una magnífica interpretación de uno de los villancicos más populares que se cantan en España.

Enrique Morente, sin otra cosa que su voz y su mano, interpreta un villancico con el que nos toca el fondo del alma, provocándonos un turbión de emociones. –¿Hay alguien que, desde una supuesta progresía, pueda creerse con razones intelectuales suficientes para calificar esta joya del folklore español como “cutre”?–

Texto de josé del moral de la vega




sábado, 17 de diciembre de 2011

LA FIESTA DE TODOS


A Alfonso Cantero y Pedro Polo, que todos los años, al anochecer de estos días,
cantaban canciones de Navidad por las calles de mi pueblo
.


Entre Belén y el Gólgota se desarrolla la vida de Jesús, una invitación al amor como razón suprema de convivencia, y en la cual el discurso y la acción son una sola cosa.
«El amor nos salva» es la propuesta, y la Navidad la celebración de ese comienzo.


La vida de Jesús ha inspirado las obras cumbres del arte y, por ello, la Humanidad no puede ser entendida sin conocer esa vida. Esta canción –Noche sagrada- es, para muchos, la canción más bella y, al oírla, sin razón aparente alguna, se siente como si el alma quisiera volar a Dios sabe dónde.

Imagen y texto de josé del moral de la vega

domingo, 20 de noviembre de 2011

LA ALEGRÍA


La alegría es un estado de máxima plenitud del alma, independiente del placer, la riqueza o la salud (Spinoza, siglo XVII). Con la alegría el alma se siente colmada, y la persona, incluso en medio de los mayores problemas, es dichosa.
El hombre tiene la capacidad de descubrir la alegría a su alrededor y, muchas veces, para captarla, solo hace falta salir a la calle, pasear y saber mirar: una mujer que vende flores, un perrillo que juguetea con un trapo, dos que hablan en la acera y se ríen…
La alegría es como una lluvia que viene para todos, pero solo el que quiere se empapa de ella.

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

martes, 1 de noviembre de 2011

CONGRESO CIENTÍFICO DE ENTOMOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE ANDALUCÍA

Actualmente, el coleóptero Cerambyx welensii forma plagas que amenazan seriamente el arbolado de la dehesa de la Península Ibérica, agrosistema que la FAO considera de máximo valor en el mundo.

Se acaba de celebrar en Baeza (España) el VII Congreso de la Sociedad Española de Entomología Aplicada. En el mismo, más de doscientos asistentes han debatido sobre otras tantas comunicaciones acerca de ese mundo misterioso y potente de los insectos; unos seres de los cuales la Humanidad obtiene inmensos beneficios por actividades tales como la polinización, o enormes perjuicios, al formar plagas que ocasionan hambrunas en países enteros.
A mediados del siglo XX, con el descubrimiento del DDT se inició un procedimiento eficacísimo para controlar las plagas de insectos mediante la utilización de fitosanitarios de síntesis; pero ese procedimiento tiene efectos no deseables sobre el medio ambiente y, para evitarlo, los científicos buscan alternativas que sean eficaces contra los insectos pero, al mismo tiempo, respetuosas con los ecosistemas donde se utilizan.


La Universidad Internacional de Andalucía, heredera de la Universidad de Baeza, que se fundó en 1538, es un paradigma de la solemnidad y elegancia que caracteriza el Renacimiento español, y por lo cual esta ciudad ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la UNESCO.

Entre los estudios presentados a este congreso, la biotecnología se ha manifestado como una herramienta potentísima para su utilización en la entomología y, consecuentemente, en los programas de Sanidad Vegetal, disciplina con la cual la agricultura podrá ser más eficaz para alimentar a la población humana.

Asistir a un acto desarrollado en la Universidad Internacional de Andalucía es como viajar a un mundo, mágico y dichoso, en el que se puede soñar con que, a la vuelta del pasillo, uno se va a encontrar con el maestro Juan de Avila, san Juan de la Cruz, don Antonio Machado…


Texto e imágenes de José Del Moral De la Vega

sábado, 15 de octubre de 2011

LOS CORTIJOS DEL SUR DE ESPAÑA, JOYAS DEL TURISMO RURAL


El restaurante San Benito es un paradigma de la arquitectura rural del sur de España en el siglo XVIII.

El mundo rural es el alfar donde se ha cocido gran parte de lo que somos. Y si queremos progresar en armonía con la naturaleza estamos obligados a detenernos y, de vez en cuando, mirar para atrás, volver al pasado y huronear en ese mundo y en las cosas viejas que encierra.
Entra esas cosas viejas, hoy ya casi desaparecidas, están los cortijos. En ellos se asentaba una parte de la población dispersa alrededor de las poblaciones del sur de España (Andalucía y Extremadura).
Esa construcción es la heredera, o quizá mejor, aquello en que se transforma la “quinta romana” y que llega a nosotros, con actividad, hasta el segundo tercio del siglo XX. En la actualidad, la mayoría de los cortijos no tienen actividad agrícola, pero su situación, arquitectura y belleza los hacen extraordinariamente útiles para su explotación como industrias turísticas del mundo rural.
El cortijo de San Benito, joya de la arquitectura rural andaluza, es un restaurante situado junto a la autovía de Córdoba a Málaga, cercano a Antequera. Entrar en este restaurante es como sumergirse en el ambiente rural del siglo XVIII.


Uno de los pilares del turismo rural es el gastronómico. En el cortijo San Benito se pueden disfrutar de unos excelentes menús, entre los que se encuentran los elaborados con recetas mozárabes.

Texto e imágenes originales de José Del Moral De la Vega

viernes, 16 de septiembre de 2011

Septiembre

Françoise Hardy, Des ronds dans l'eau (1967)

La mañana en que la familia dejó el apartamento de al lado, aproveché un descuido de las limpiadoras y entré. Buscaba algún rastro de la chica. En uno de los dormitorios vacíos, sobre la mesilla de noche, un calendario de bolsillo de la Caja Postal. Eso era todo. Fin de las vacaciones, al día siguiente volvíamos a casa.


Texto: Diego

sábado, 3 de septiembre de 2011

El vino de Extremadura


Cuando en el campo se araba con yuntas de mulos, los labradores andaluces, por Vva. de la Reina, animaban el trabajo con un cante difícil y bellísimo, llamado “mulera”, un palo del flamenco donde, como en la nana o el martinete, no hay más que la voz del que canta.

Cuando la tierra se labraba con yuntas de mulos, a los “lejíos” del pueblo por donde jugábamos los niños llegaban, desde la Campiña, los cantes con que los labradores entretenían su labor. Esos cantes se llaman muleras, y como otros palos del flamenco, el cantaor no puede ayudarse de más instrumento que los ruidos del trabajo –el hombre, la tierra, el arado, los mulos, los arreos…–. Una muestra musical de la pureza –voz, sentimiento y naturaleza– que surge en el mundo rural y donde descubrimos que, precisamente, en lo sencillo es donde se esconde lo valioso.
Los vinos de la Tierra de Extremadura son un ejemplo más de esa sencillez que, aparentemente, muestran las cosas valiosas del mundo rural, y cuando los bebo no puedo evitar el recuerdo de una de las muleras que yo oía cuando niño:
El vino de mi tierra
es bronco al primer tiento,
pero al siguiente
suave y jugoso como tu aliento.


Vino joven de la Tierra de Extremadura

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

domingo, 21 de agosto de 2011

LA FÍSICA CUÁNTICA Y LOS DEMONIOS


La Gumersilda me contaba, muy convencida, que el demonio se mete por las rendijas y se esconde en los rincones, y para espantarlo nada mejor que las campanas, y ello, según decía el prior viejo, porque les recordaban los golpes de escudos y espadas de aquella feroz batalla que perdieron contra San Miguel y sus legiones.

A todos aquellos que han colaborado
en la visita del Papa a España
y han demostrado, una vez más, que
este es un país generoso con los visitantes
y respetuoso con las ideas de los otros.


Me contaba la Gumersilda, de quien se decía que estuvo de criada con un judío de Toledo, y de donde volvió al pueblo con la gracia de poner a la gente en contacto con sus muertos, que a lo que más temen los demonios es al toque de campanas, y es por eso que todas las iglesias cristianas tienen un campanario desde donde espantan a los malos espíritus. Y para dar crédito a lo que aseguraba, me decía que los mayores crímenes siempre se realizan de noche, cuando los sacristanes duermen, y los campanarios callan.
Y con esa razón me secreteaba que la causa de tanta atrocidad como se cometió en este pueblo de Vva. de la Reina durante la última guerra, se debió a que al principio de la contienda, alguien tiró las campanas al río. Desde entonces, los demonios señorearon por el lugar entre aquellas buenas gentes que, confundidas, se mataron unos a otros.
Con la ausencia de campanas desaparecieron las cigüeñas que siempre habían vivido en la torre, y un día alguien se dio cuenta de que un enorme pajarraco había ocupado aquel nido. La Gumersilda no tuvo duda alguna: Satanás nos acompaña.
Para resolver aquello se le encomendó al Grajo, un albañil temerario, que subiera allí adonde anidaba “El Enemigo”. Encaramado en todo lo alto, el Grajo encaró la bestia y le arrojó el agua bendita que la Gumersilda le había preparado en una botellica que había sido de jarabe para la tos. Los que presenciaron desde el suelo la operación lo aseguran: Se vio un fogonazo, y un olor a pescado podrido lo impregnó todo.
El Grajo colgó allí mismo un trozo de vía del tren para que hiciera de campana, y a la hora del Ángelus, un monaguillo le dio doce golpes a la viga con una barra de hierro. El sonido llegó a todas las casas, y el vecindario salió a la calle convencido de que un milagro había devuelto las campanas a su lugar.
Me contaba la Gumersilda que, con el tiempo, llegó la paz. Se compraron cuatro hermosas campanas, y a los pocos días volvieron las cigüeñas al lugar.
El cura joven que hay ahora, más partidario de la física que de los ensalmos, no se cree del todo esta historia, pero como es hombre de pensamiento, dice que la duda es el cimiento de la verdad, y “por si acaso”, nada más llegar instaló un sistema eléctrico para tocar las campanas a cada instante: los cuartos, las medias, las enteras, al Ángelus, a las Animas…
Dice mi amigo Luis el Cabrero que nunca podremos saber la certeza de esto que contaba la Gumersilda, pero lo que es innegable es el descubrimiento que surgió poco después de tanto campaneo: al hacer unos remiendos en una capilla sin mucho valor, escondida debajo de ella apareció una iglesia mudéjar de una extraordinaria elegancia, prueba inequívoca de la importancia del demonio que allí se debía ocultar.
Casi todo lo que me ha contado la Gumersilda ha ocurrido de verdad, otra cosa es la razón que ella quería darle a sus historias; aunque ahora, al oír campanas, me siento seguro. –¿Nos desvelará un día la física cuántica que las campanas sirven también para espantar demonios?–


En los pueblos, a las cigüeñas les gusta vivir en lo más alto, junto a las campanas, y ellas son, en nuestra cultura, un símbolo de paz y fertilidad, por eso, en aquellos lugares donde habitan cigüeñas predomina la gente feliz.

Imágenes y texto originales de José Del Moral De la Vega

domingo, 14 de agosto de 2011

SANTO PADRE, ESCUCHA



Cuando yo era un niño, a comienzos de los sesenta, oí comentar un día a un profesor, que el Papa acababa de anunciar un concilio que serviría para renovar la Iglesia Católica. Años más tarde, junto a otros jóvenes, pasé muchas jornadas reflexionando a la luz del capítulo Gadium et Spes –Gozo y esperanza– del Concilio Vaticano II. Aquello sirvió para “aggiornar” la Iglesia, aunque en opinión de muchos católicos, se quedó muy lejos de lo que esperábamos; incluso le salíó un furúnculo, la llamada teología de la liberación, que ni es teología ni libera de nada.
Es incuestionable que la espiritualidad derivada del mensaje evangélico ha producido los más altos niveles en la excelencia de la humanidad (Francisco de Asís, Juan de la Cruz, Teresa de Avila, etc.); actualmente, como señala la profesora americana Patricia Aburdene, existe una potentísima corriente de espiritualidad que se manifiesta con un aumento del consumo de libros de autoayuda, yoga, visitas a templos budistas, tantra, etc; aunque no parece que esa corriente pase, precisamente, por la Iglesia Católica.
Desde hace mucho tiempo, un gran científico y pensador, el profesor Panikkar, ha venido apuntando la necesidad de que la Iglesia necesita de una gran reflexión, y para ello él sugería regresar al principio, a un concilio “Jerusalén II”.
Y en esa misma dirección, no hace mucho, se ha manifestado Henri Boulad, jesuita egipciolibanés de rito melquita, rector del colegio de los jesuitas en El Cairo, profesor de teología, vicepresidente de Caritas International para Oriente Medio y África del Norte. Un gran intelectual que ha dado conferencias en las más prestigiosas universidades del mundo y ha publicado unos treinta libros en unas quince lenguas, sobre todo en francés, árabe, húngaro y alemán.
Este jesuita ha enviado una carta al Papa, que se ha hecho pública, y aprovechando la visita a España de Benedicto XVI quizá sea conveniente volver a ella.
Esa carta, extraordinariamente crítica con la Iglesia Católica, está redactada con rigor intelectual, desde un profundo sentido de la responsabilidad y con la obediencia que un jesuita debe al Papa, pero sin que ella ahogue la libertad de todo cristiano. Ese escrito parece tener el estilo de “un hombre de Dios”.

–Santo Padre, escucha.


Para bajar la carta completa, pinchar con el ratón aquí: CARTA DE HENRI BOULAD. Aparecerá el cuadro de “MediaFire”; en medio de la pantalla hay un recuadro grande (Click here to start dowload). Pincha ahí con el ratón, y se abrirá la carta íntegra.

Imagen y texto original de José Del Moral De la Vega

martes, 2 de agosto de 2011

¿El 15M, un movimiento simpático?




Las cabeceras de los periódicos no paran de publicar tragedias:

El ejército sirio ha entrado con tanques en la ciudad de Hama, y los heridos pasan ya del millar, habiéndose contabilizado hasta el momento más de 100 muertos.

Decenas de miles de personas sufren una terrible hambruna en Senegal. Por toda acción, la FAO, la ONU, el G7 y otros organismos internacionales no han hecho otra cosa que elaborar planes para indicar a los senegaleses “ qué hacer para evitar el hambre”.

Al igual que en Irak, los países democráticos de Occidente han invadido Libia con objeto de deponer al dictador, para lo cual han desencadenado una guerra en el país.

La situación es tan crítica que el movimiento 15M, junto a otros movimientos con gran predicamento pacifista, han organizado todo un programa de acción consistente en manifestaciones públicas y acoso al gobierno, en todo el territorio nacional, con la misma contundencia que ya hicieron en 2003 contra la guerra de Irak.

–Se te ha caído el periódico –Es lo que dice mi hijo, mientras despierto de la siesta sin saber muy bien si esas noticias las he leído, o todo ha sido un sueño.
Desgraciadamente ha sido un sueño donde el deseo se ha mezclado con la realidad. Las cabeceras de los periódicos son rigurosamente ciertas, pero la reacción de los grupos progresistas no tiene nada que ver con las tragedias publicadas; su próxima acción será boicotear la visita oficial del Papa a España.
Desconozco la causa por la que el 15M y otros grupos intitulados progresistas quieren boicotear la visita del Papa a España, una institución que, aparte de su sentido religioso, mantiene una incuestionable y magnífica obra social:

En España, en cuentas presentadas ante los organismos fiscales y expuestas públicamente (2010), el gasto de Cáritas al año es de 155 millones de euros; el de Manos Unidas, 43 millones; el de las Obras Misionales Pontificias, 21 millones, dinero que sale directamente del bolsillo de los católicos españoles.

Los centros españoles para reeducación de marginados sociales, ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos, acogen a unas 53.100 personas permanentemente, gastos que son abordados con el dinero de los católicos.

Se estima que el 80% del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico-Artístico español lo cubre la Iglesia Católica con las limosnas y donaciones de sus fieles, habiéndose calculado un ahorro aproximado al Estado de entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año.
….

De pequeño, yo tenía un amigo cuyo padre era un canalla maltratador. Y cuando aquel hombre sufría un problema laboral, en lugar de enfrentarse a él, se emborrachaba y pegaba a su mujer, una desgraciada sin otro delito que trabajar como una bestia para cuidar a la prole. Era evidente que aquel insensato, incapaz de afrontar sus verdaderos problemas, y resolverlos, dirigía su violencia contra una víctima que era, precisamente, quien más le ayudaba.
Ahora, después de conocer la protesta del movimiento 15M contra la visita del Papa a España, acción que contrasta con su “pasotismo” ante los graves y verdaderos problemas de los españoles, no puedo evitar acordarme del padre de aquel amigo mío de la infancia.
¿Se habrán quitado la máscara estos jóvenes del 15M que se nos mostraban como unos modernos “Robin Hood”?

Imagen y texto originales de José Del Moral De la Vega

jueves, 14 de julio de 2011

El entusiasmo



Margatania F.C. En toda su corta historia, este equipo alevín no ha ganado un solo partido, ni siquiera han llegado a marcar un gol. Y sin embargo…
No se trata de fútbol, este video nos habla de más cosas, y lo hace de una manera encantadora.

miércoles, 6 de julio de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: julio


Hasta mediados del pasado siglo, las mujeres españolas tenían gran protagonismo en las faenas agrícolas del verano, y para preservarse del sol y poder lucir una piel blanca –la blancura era un signo inequívoco de distinción–, tapaban su cabeza, tanto como podían, con sombreros y pañuelos.

¿Hay una palabra que atesore más gozo, tanto sol y tanta vida como verano? Un dios de luz es, coronado de espigas y frutos. –Del libro “Voces del Campo”–

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

domingo, 26 de junio de 2011

"Tendámonos en medio de los caminos..."



“¿Qué era lo más importante? Pues que había gente capaz de destruir a la humanidad, gente loca y arrogante, y encima había que pedirles que no lo hicieran. Era necesario vencer a los enemigos de la vida. Que cada hombre examine su corazón. Por ejemplo, yo mismo, si no me sometiera a una gran transformación de mi corazón, no me fiaría de mí mismo si ocupase un cargo de autoridad. ¿Amo a la humanidad? ¿La amo lo bastante para no destrozarla si estuviera en posición de mandarla al infierno? Vistámonos todos con nuestros sudarios y marchemos sobre Washington y Moscú. Tendámonos en medio de los caminos los hombres, las mujeres y los niños y gritemos: ¡que continúe la vida; quizá no la merezcamos, pero que continúe!
En toda comunidad hay una clase de gente profundamente peligrosa para los demás. Y no me refiero a los criminales. Para ellos tenemos castigos. Me refiero a los dirigentes, a los jefes. Porque, invariablemente, la gente más peligrosa es la que trata de tener el poder en sus manos. Y mientras, hirviendo de indignación, los bien pensantes ciudadanos se retuercen el corazón porque nada pueden hacer para cambiar las cosas.”

Saul Bellow. Herzog (1964)



sábado, 11 de junio de 2011

La Escherichia coli y las hortalizas españolas



Escherichia coli Migula es una bacteria beneficiosa para el hombre que forma parte de la flora intestinal de los animales y de la cual, en algunas ocasiones, se derivan cepas que producen enfermedades en el hombre y animales (cistitis, meningitis, neumonías, etc.) Debido a que el hábitat de E. coli es el intestino, la bacteria se encuentra, de manera natural, en todos los elementos o habitáculos relacionados con este: aguas fecales, estiércoles, establos, etc., y, por supuesto, en la carne y los despojos animales.
Hasta el momento actual, no ha sido descrita ninguna patología de E. coli sobre vegetales, por lo que cuando alguna vez se detecta su presencia en estos es a causa de una contaminación por aguas residuales, estiércol fresco, ganado, etc., condiciones que no son las que definen los cultivos hortícolas del sur de España.
Esta primavera, ha surgido en Alemania una epidemia desencadenada por la cepa O157:H7 de E.coli que, según la OMS, se ha extendido por 12 países de Europa, EE.UU y Canadá, ha afectado a más de 3000 personas, y 30 de ellas han muerto a consecuencia de la enfermedad.
En un principio, las autoridades sanitarias alemanas declararon que el origen de la epidemia de E. coli en humanos estaba en los pepinos procedentes del sur de España –esto ha provocado la ruina de muchos hortelanos almerienses–, aunque posteriormente lo han desmentido, situando el origen en semillas germinadas procedentes de una granja ecológica de la Baja Sajonia.
Para el hombre, no todo lo que produce la Naturaleza es bueno –un volcán que arrasa a miles de personas–, ni bello –una hembra animal que se come a los lechones que acaba de parir–, ni inócuo –un animal que se muere inmediatamente después de comer algún vegetal como Conium maculatum–; pero actualmente existen colectivos que opinan lo contrario, y en su beatería ecologista se empeñan en desarrollar una agricultura de “Arcadia feliz” donde, entre otras cosas, se implantan murciélagos para eliminar insectos –conllevan el peligro de transmitir el virus de “la Rabia”–; se sustituyen los fertilizantes industriales por estiércoles frescos de los ganados –pueden transmitir cepas patógenas de E. coli en las hortalizas abonadas con ellos–… ¿Habrá sido ese el origen de la epidemia de E. coli surgido en una granja ecológica de la Baja Sajonia?
Esta epidemia humana, donde aparecen relacionados el hombre, los animales y las plantas, es todo un ejemplo real y acertadísimo de la necesidad que la Civilización tiene de una Medicina de las plantas con el mismo nivel de formación y organizativo que la Medicina humana y Veterinaria. Se evitarían así muchos problemas, como esta epidemia de E.coli, y se impediría la ruina de muchos agricultores –como la sufrida por los hortelanos de Almería–, una de las consecuencias de las declaraciones insensatas –o quizá peor– que han hecho las atolondradas autoridades alemanas.

Texto e imagen originales de José Del Moral De la Vega


jueves, 9 de junio de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: junio



Desde hace 11.000 años, el trigo ha sido uno de los soportes fundamentales de la civilización, y para ello la gente del mundo rural ha dedicado su vida, generación tras generación, a trabajos durísimos y poco o nada valorados.
¿Se contemplarán algún día en el centro de ciudades como Londres, Madrid, New York, etc, monumentos dedicados a los campesinos?


Hoz en mano y pañuelo blanco, saliente como un pabellón, sombreando el bello rostro juvenil. Tres, cuatro mozas ágiles, gallardas, apañaban las gavillas. Hábiles eran en redondear las morenas.
Era la siega. Bella como una canción de siglos.



–Del libro “Voces del Campo”–



Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

domingo, 22 de mayo de 2011

Rombos



¿Cómo iba a imaginar mi dulce y adorable abuela que sería ella la causante involuntaria de aquel loco amor por Hanna Schygulla? Su casa era el único lugar donde podía ver la tele hasta tarde, siempre que el programa no tuviera rombos, por supuesto; en tal caso no me quedaba otra que el odioso cine de las sábanas blancas, que nunca fueron blancas, sino estampadas, unos estampados maravillosos, de rameados y flores, en las que uno se deslizaba con un escalofrío… Fue allí donde, a través de la rendija de la puerta, ví por primera vez la Lili Marleen de Fassbinger, en la que Hanna Schygulla hace el papel protagonista; y desde aquella, pasé las noches de un año entero estrechando aquel delicioso fantasma, arrullados por esa canción de trincheras que daba nombre a la película. Ya no conservo la misma pasión por la Schygulla, pero nunca olvidaré esa melodía. Su sonsonete vuelve a menudo a mi cabeza, y cada vez con más frecuencia a medida que me he ido haciendo adulto, con libre acceso no ya a la tele del salón, sino a su substituta Internet; de manera que a veces tengo la extraña sensación de no haber salido nunca de aquellas sábanas inmaculadas, ni perdido aquella conciencia intranquila, ni dejado de mirar a través de una rendija… Ah, qué lejos quedan aquellas noches de televisión en casa de mi abuela. Sin embargo esa melodía me continúa asaltando, no ya desde mis recuerdos, sino ahora surgiendo de todas partes. Esté donde esté, vaya a donde vaya, a cada momento resuena cada vez más insistente, más turbadora, como prolongando aquel amoroso empeño por mantenernos en una eterna niñez, en la ilusión de un cuarto de los juguetes acogedor, seguro y confortable, a resguardo del mal que acecha fuera…


Texto: Diego

sábado, 7 de mayo de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: mayo


Cortijadas, alquerías y aldeas, las comunidades más pequeñas y entrañables del mundo rural español han desaparecido o están a punto de ello. ¿Habrá que reinventarlas algún día como hospitales terapéuticos para los desquiciados habitantes de las ciudades?

Aquel jolgorio juvenil se apagó en los pueblos. Mudos quedaron, y silencioso el campo. Ya nadie canta: mozos, pájaros ni grillos. De aquella lista de pájaros e insectos vibradores que hacían vivo al campo, cuántos se han caído: el alcaraván, el triguero, las chirlonas, el arreaburros, la abubilla, la siseante lechuza…

–Del libro “Voces del Campo”–

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

lunes, 25 de abril de 2011

Amarguras: sincronías de Semana Santa



El veinte de noviembre de 1936, el compositor Manuel Font de Anta es detenido y asesinado en Madrid por brigadistas republicanos, en desquite por habérseles escapado otro preso que llevaban.
También ese día fallecía en el hotel Ritz de la capital, el líder anarquista Buenaventura Durruti, a consecuencia de un disparo recibido en el pecho el día anterior, en circunstancias aun hoy sin aclarar.
El cuerpo de Font de Anta es rescatado de la fosa común por su hermano José, y trasladado a Sevilla, su ciudad natal, donde será enterrado.
El de Durruti es embalsamado y llevado a Barcelona, y enterrado con todos los honores en el cementerio de Montjuic, tras un desfile multitudinario presidido por el gobierno de la Generalitat en pleno. Su féretro será procesionado a hombros, acompañado por carrozas y andas llenas de flores con los distintivos y estandartes de todos los sindicatos y fuerzas políticas de Barcelona.
Durante el recorrido, la banda de música interpretará una de las piezas favoritas de Durruti: Amarguras, compuesta por Manuel Font de Anta diez y siete años antes para la Virgen de la Amargura de Sevilla, y considerada hoy día como el himno oficioso de la Semana Santa sevillana y una de las piezas de música española más bellas de todos los tiempos.



Texto: Diego
Imagen: R. Millán P.
Amarguras: Manuel Font de Anta


martes, 19 de abril de 2011

LOS LIBROS DE ALBAYANA EDITORIAL


Título: LA PINTADA (Numida meleagris L.)
Un ave para la biodiversidad y el sostenimiento del mundo rural


José Del Moral De la Vega (Editor científico) y dieciocho autores
286 págs. Ilustrado con 138 figuras y 14 tablas
Depósito legal BA-000189-2011
Editado por Albayana editorial
Edición financiada por el Mº de Ciencia y Tecnologia del Reino de España (INIA), Fondos FEDER de la UE y Junta de Extremadura


CONTENIDO
Ocho capítulos que recogen el conocimiento actual de esta ave referido a sus características biológicas, técnicas de reproducción y cría, manejo mediante un sistema de explotación extensiva, alimentación, sanidad, características constructivas de las instalaciones ganaderas, calidad de su carne y forma de conservación, utilización del ave como depredadora de insectos, culinaria de la pintada y situación actual de su mercado.


SÍNTESIS
Este libro es el resultado de varios proyectos de investigación sobre el ave pintada desarrollados en Extremadura, un ave que está integrada perfectamente en la culinaria de Francia e Italia, países donde se producen canales de esta especie por valor de 552,5 millones de euros/año. En la actualidad, es difícil encontrar una especie, como la pintada, que pueda intervenir con tanta versatilidad en la agricultura: se puede utilizar como depredador de langosta, y su carne es excelente; y se puede explotar de manera extensiva, al aire libre, produciendo huevos y canales de una calidad superior a la producida mediante sistemas intensivos. La tecnología necesaria para reproducir y manejar esta ave está contenida en este libro. Redactado con un estilo claro y sencillo y suficientemente ilustrado, su intención es ser un instrumento eficaz para los agricultores, a fin de que esta ave pueda ser integrada en la agricultura sostenible que es necesario implantar en España.



Pollito y adulto de pintada



Foto de una de las recetas de pintada que ilustran el libro

viernes, 15 de abril de 2011

La Semana Santa y la física cuántica



La Semana Santa es la fiesta que los emigrantes eligen cada año para regresar al pueblo. Pasos procesionales, penitentes, soldados romanos… Personajes y ambientes que aparecen y desaparecen, con tanta espontaneidad, que cuesta trabajo distinguir lo real de lo virtual.
Hoy es Viernes Santo, el día más grande de la Pascua, y la banda de música, junto a la iglesia, interpreta marchas procesionales.
Marcos, profesor en el Max Planck que siempre viene al pueblo con sus padres, emigrantes en Alemania, disfruta del concierto mientras su atención no puede sustraerse del todo al artículo que tiene entre manos.
“Según la física cuántica, la realidad no son las cosas que observamos, sino la observación que de ellas realizamos”. –Es el principio para cuya comprensión Marcos está buscando una metáfora, cuando un destello surgido de la banda despierta su curiosidad.
En el borde de la tuba que sostiene un músico, como si de un espejo se tratara, aparecen reflejadas las escenas de la procesión que en ese momento está pasando.
Marcos sigue sin encontrar esa dichosa metáfora para su artículo, pero ahora, con ese destello, le ha surgido otro problema: ¿Será la procesión que pasa ahora por la calle la que se refleja en el borde de la tuba, o será, más bien, que la que aparece en el borde del instrumento es la que se proyecta a la calle y se hace realidad?

Imagen y texto originales de José Del Moral De la Vega

sábado, 2 de abril de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: abril


El transporte ideal en los campos de España, hasta mediados del siglo pasado, era el carro. Generalmente, eran de solo dos ruedas, pero había modelos que tenían cuatro –en Andalucía se llamaban galeras–. Estos carros eran muy potentes, estaban tirados por un par de mulos, y tenían hasta pescante para el cochero.


El buen carro, bien enejado, armonioso había de “cantar” en su camino, sin estridencias. Siempre bien engrasado. Era un rito. Una cabria manual. Negro y grasiento el unto se tomaba de un gran cuerno hueco. Y con una pluma de cigüeña se aplicaba sobre el eje y dentro del buje. –Del libro “Voces del campo”–


Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

jueves, 24 de marzo de 2011

Comienzo de primavera en la dehesa extremeña


Al comienzo de primavera, entre Higuera de Vargas y Jerez de los Caballeros (Badajoz), se pueden contemplar paisajes por donde, al pasear, el viajero siente como si, de un momento a otro, fuese a levitar.

La dehesa es un agroecosistema, resultado de la transformación del Bosque Mediterráneno, que ha sido calificado por la FAO: «uno de los bienes más preciados de la humanidad». En la Península Ibérica existen unos 4 millones de hectáreas, y la mitad de ellas están en el SO español (Extremadura y Huelva).
Todos los años, al comienzo de primavera, en la dehesa se representa una obra que nos habla de aquel estado primero en el cual la felicidad todavía no había sido interrumpida por el conocimiento.

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

domingo, 20 de marzo de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: marzo


Los caballos y los burros, y los híbridos del cruce de ambos, han sido, hasta hace muy poco, pieza fundamental en la cultura del mundo rural.

A los descendientes de yegua y asno, yeguatos se les decía. Y burreños a los que nacieran de salto de caballo sobre asna... Rebeldes al esquileo y al herraje, había que torturarlos con el acial para aplacarlos. –Del libro “Voces del campo”–

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

sábado, 29 de enero de 2011

Domingo Frades Payo



Conocí a Domingo Frades a finales de los ochenta, en una entrega de premios de cómics que se celebró, de manera informal y en petit comité, en el Ayuntamiento de Badajoz. Recuerdo lo que costó convencerlo de que posara para la foto de prensa. Yo era entonces un crío muy tímido, y me alivió saber que en aquella ocasión había alguien más aterrorizado que yo. Por suerte pude escabullirme rápido. Pero a Frades lo dejé forcejeando con los organizadores y el resto de premiados, que trataban de retenerlo a toda costa, mientras él se debatía con una sonrisa terrible, una sonrisa que daba miedo…



Selección de obras de Domingo Frades



Texto: Diego
Imágenes:
Estudio del artista y Autorretrato, extraídas de los libros: Semillas-desenhos (2001) y Maniático de los escaparates (2007).

domingo, 16 de enero de 2011

La carne de pintada de Extremadura, un manjar "alucinante"


Jamoncito de pintada con salsa de Boletus (receta original y diseño de Juan Sanguino, jefe de cocina del Parador de Mérida)


Desde Darwin, la evolución ha sido una parte de la biología muy de moda. Con ella hemos ido aproximándonos al conocimiento del itinerario de las distintas especies a lo largo del tiempo. En esa carrera, los peces –en el agua– estuvieron antes que los anfibios, reptiles…aves.
El medio predominante en el que viven las especies es fundamental en su metabolismo; y así, los peces orientan su biología al ahorro de oxígeno –lo que puede faltar en el agua-, mientras que las aves lo hacen economizando agua –a ellas no les preocupa el óxigeno, pero el agua sí–. Y esa característica ha hecho que las aves, a diferencia de los mamíferos, no tengan deyecciones líquidas –su metabolismo está obsesionado con ahorrar agua–; lo que se traduce, químicamente, en que mientras que en la orina de un gato predomina la urea, en los excrementos de las aves lo hace el amoniaco, un gas muy tóxico.
Las aves criadas en régimen intensivo, dentro de naves, viven en ambientes donde se producen grandes cantidades de deyecciones –gallinaza– y, consecuentemente, de amoniaco, que intoxica a las aves y deprecia la calidad de sus carnes. Por el contrario, las aves que viven libremente, en corrales, carecen de ese ambiente.


Con el sistema ganadero desarrollado por investigadores extremeños, las pintadas viven en un ambiente natural que genera bienestar a los animales y calidad a las carnes que producen.

Esa es la razón, entre otras, por la que están tan ricos los pollos de corral. Y esa es también la razón por la cual las pintadas o gallinas de Guinea que se crían en Extremadura, viviendo libremente, tienen unas carnes con las que, en el restaurante, los cocineros extremeños nos hacen subir al cielo.


Juan Sanguino

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

sábado, 8 de enero de 2011


El aceite virgen de oliva, como aperitivo, es un símbolo que distingue a los mejores restaurantes.

A Iván Hernández, jefe de cocina
de La Alacena de las Monjas,
que ha sabido descubrir que la cocina,
más que remedio para el cuerpo,
es gozo para el alma.

El manuscrito se encuentra en un estado lamentable, pero afortunadamente se ha podido restaurar en su mayor parte. Los versos ya traducidos al español son de una extraordinaria sencillez: …Vestida sólo por la luz /y hasta el amanecer. /Con el sabor en mi boca /del jugo de unas aceitunicas que encienden la alegría /te estuve esperando /amor…
De los estudios paleográficos realizados sobre el manuscrito que acaba de ser descubierto en Granada, se deduce que está escrito justo en el tiempo del final de los nazaríes. Coincide esto con una teoría, esbozada solo a sus amigos por el insigne arabista, conde de Alixares, de que existió en Granada un cenáculo de mujeres, patrocinado por Fátima, una hija del general Al-Attar, de donde surgieron las más variadas obras de pensamiento, botica y hasta de cocina.
Al ser conquistada Granada, la reina Isabel se lo cedió a unas monjas para que instalaran en él un convento, encontrándose éstas con un tesoro de culinaria en el cual descubrieron maravillosos secretos sobre hortalizas que curaban la erisipela, frutas que restauraban la virginidad perdida y, sobre todo, de un aceite que producía la alegría.
Al encontrarse ahora este manuscrito y desvelarse el verso: “del jugo de unas aceitunicas que encienden la alegría” muchos han creído ver una confirmación de la existencia real de ese aceite ¿pero dónde estarán esos olivos?
Parece que sobre aquel convento de Granada se encuentra ahora el restaurante “La Alacena de las Monjas”, y su jefe de cocina, participando de la inquietud que ha despertado ese aceite, y por descubrir dónde están esos olivos, cada mes selecciona uno de distinto lugar que, como aperitivo, da a probar a sus comensales…
¿Estará en Andalucía esa mescalina que llevo a Huxley a ver el Paraíso…, pero sin contraindicaciones?

Imagen y texto de José Del Moral De la Vega

sábado, 1 de enero de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: enero


En enero, a mediados del siglo pasado, en las comarcas de España donde se cultiva el olivo, el campo se llenaba de cuadrillas de aceituneros que recolectaban las aceitunas.

¡Ah, el hombre del campo…! Una enciclopedia es. Predice la lluvia en el pelo de las bestias, en el vuelo de las aves y en el ritmo de la ringlera de las hormigas. –Del libro “Voces del campo”–

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega