jueves, 24 de marzo de 2011

Comienzo de primavera en la dehesa extremeña


Al comienzo de primavera, entre Higuera de Vargas y Jerez de los Caballeros (Badajoz), se pueden contemplar paisajes por donde, al pasear, el viajero siente como si, de un momento a otro, fuese a levitar.

La dehesa es un agroecosistema, resultado de la transformación del Bosque Mediterráneno, que ha sido calificado por la FAO: «uno de los bienes más preciados de la humanidad». En la Península Ibérica existen unos 4 millones de hectáreas, y la mitad de ellas están en el SO español (Extremadura y Huelva).
Todos los años, al comienzo de primavera, en la dehesa se representa una obra que nos habla de aquel estado primero en el cual la felicidad todavía no había sido interrumpida por el conocimiento.

Texto e imagen de José Del Moral De la Vega

7 comentarios:

Alcudia de Veo dijo...

El verde salpicado de margaritas blancas, realmente precioso.

José Del Moral De la Vega dijo...

Es cierto, Alcudia de Veo. Ni te imaginas cómo es la luz en la dehesa, por la tarde.
Un abrazo

Gargantúa dijo...

Y el olor, Don José..., y el olor.

José Del Moral De la Vega dijo...

Tienes razón, amigo Gargantúa. ¡Qué torpeza despreciar la inmensidad de placer que nos proporciona ese sentido!
Un abrazo

Carla Kowalski dijo...

Que hermoso lo que escribiste Jose.
Muy bella descripción.

BEATRIZ dijo...

Una descripción amorosa de un espacio como flotante, de sueño.
Lo imagino lleno de sonidos apacibles.

Un saludo grande Pepe.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por vuestra visita, Carla y Beatriz. Ciertamente es un paisaje maravilloso.
Un abrazo