lunes, 25 de abril de 2011

Amarguras: sincronías de Semana Santa



El veinte de noviembre de 1936, el compositor Manuel Font de Anta es detenido y asesinado en Madrid por brigadistas republicanos, en desquite por habérseles escapado otro preso que llevaban.
También ese día fallecía en el hotel Ritz de la capital, el líder anarquista Buenaventura Durruti, a consecuencia de un disparo recibido en el pecho el día anterior, en circunstancias aun hoy sin aclarar.
El cuerpo de Font de Anta es rescatado de la fosa común por su hermano José, y trasladado a Sevilla, su ciudad natal, donde será enterrado.
El de Durruti es embalsamado y llevado a Barcelona, y enterrado con todos los honores en el cementerio de Montjuic, tras un desfile multitudinario presidido por el gobierno de la Generalitat en pleno. Su féretro será procesionado a hombros, acompañado por carrozas y andas llenas de flores con los distintivos y estandartes de todos los sindicatos y fuerzas políticas de Barcelona.
Durante el recorrido, la banda de música interpretará una de las piezas favoritas de Durruti: Amarguras, compuesta por Manuel Font de Anta diez y siete años antes para la Virgen de la Amargura de Sevilla, y considerada hoy día como el himno oficioso de la Semana Santa sevillana y una de las piezas de música española más bellas de todos los tiempos.



Texto: Diego
Imagen: R. Millán P.
Amarguras: Manuel Font de Anta


9 comentarios:

Matilde dijo...

Amargas simetrías.
Gracias por compartir los hilos invisibles que tejen la Historia

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola,

Interesante recuento de hechos tan importantes que bien valen la pena conocer y entender.

Abrazos.

David dijo...

Pues no conocía el hecho, tan paradógico como triste por el contexto en que se desarrolla.
Ciertamente, pocas composiciones como esta de "Amarguras" describen de una forma tan bella la particular forma de celebrar la Pasión según Sevilla.
Un abrazo, Diego, y que siga "Albayana"

angélica beatriz dijo...

Qué impresionante relato, querido Diego.

Pareciera que a veces, la vida se asemeja a un juego de mesa donde las fichas de los dos bandos se unen en un mismo punto.

El himno es bellísimo. Gracias por traerlo, Diego.

Un beso y Felices Pascuas.

Diego dijo...

Supongo que muchas veces la realidad nos deja “pistas”, aparéntemente paradójicas, pero en el fondo reveladoras. La cuestión es saber leer, sobre el mapa de la Historia, estas pistas, interpretarlas, aprender…
Y es cierto, David, cada vez que escucho Amarguras vuelvo a Sevilla, a esos días de primavera que, una vez vividos, no se olvidan…
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, y por estar aquí, en esta plazoletilla de Albayana.
Un fuerte abrazo,
Diego

Julio Batet dijo...

Ya creo que sabes las circunstancias que me han ausentado un tiempo de disfrutar de tus regalos, Diego. Elegante, serena, profunda...¡qué gran música! Ya la había escuchado alguna que otra vez, hace tiempo. Pero ahora, con tu información la he disfrutado mucho más. Me he imaginado recorriendo el paso, contemplándolo pasar, acompañando en su profundo dolor a tan buena madre. Un abrazo

Diego dijo...

Gracias por tus palabras, Julio. Me alegro de que hayas podido regalarte un momento de sosiego, y disfrutar de esta música, que parece expresar toda la religiosidad del Sur: lo espiritual y lo terreno, lo sublime y lo vulgar, lo profundo y lo superficial, combinados en una verdadera obra de arte.
Un fuerte abrazo,
Diego

"dejabugoyoros" dijo...

amigo Diego la vehemecia galopante que aún me asiste, no me permite abrevar en tu fuente de la sabiduría..Sigo estando ajeno a estanques tranquilos que ya los empiezo a necesitar, pero mi alma farandulera sigue rolando a los cuatro vientos, cual aspa de noria feriante..algún día vendré hacerte compañía, te lo prometo, Diego..
un abrazo

Diego dijo...

Gracias por tus palabras. Cuando quieras, nosotros aquí seguiremos, atentos a los vientos que pasan.
Un abrazo.
Diego