sábado, 2 de abril de 2011

Arqueología del mundo rural ordenada en el calendario: abril


El transporte ideal en los campos de España, hasta mediados del siglo pasado, era el carro. Generalmente, eran de solo dos ruedas, pero había modelos que tenían cuatro –en Andalucía se llamaban galeras–. Estos carros eran muy potentes, estaban tirados por un par de mulos, y tenían hasta pescante para el cochero.


El buen carro, bien enejado, armonioso había de “cantar” en su camino, sin estridencias. Siempre bien engrasado. Era un rito. Una cabria manual. Negro y grasiento el unto se tomaba de un gran cuerno hueco. Y con una pluma de cigüeña se aplicaba sobre el eje y dentro del buje. –Del libro “Voces del campo”–


Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

5 comentarios:

Alcudia de Veo dijo...

y tampoco podia faltar la espuerta de esparto para llevar el botijo y mantener el agua fresca.

José Del Moral De la Vega dijo...

¡Ay, el agua fresca del botijo, en el campo! Regalo de dioses era.
Muchas gracias por tu visita, Alcudia de Veo.
Un abrazo

Carla Kowalski dijo...

Que lindo José! Cuantas cosas aprendemos con vos!

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias, Carla; aunque yo estoy convencido de que en esto de la blogosfera, todos aprendemos de todos.
Un abrazo

Recorré Argentina dijo...

Concuerdo con Carla, hoy hemos aprendido algo mas.
La imágen es maravillosa, es histórica.