domingo, 14 de agosto de 2011

SANTO PADRE, ESCUCHA



Cuando yo era un niño, a comienzos de los sesenta, oí comentar un día a un profesor, que el Papa acababa de anunciar un concilio que serviría para renovar la Iglesia Católica. Años más tarde, junto a otros jóvenes, pasé muchas jornadas reflexionando a la luz del capítulo Gadium et Spes –Gozo y esperanza– del Concilio Vaticano II. Aquello sirvió para “aggiornar” la Iglesia, aunque en opinión de muchos católicos, se quedó muy lejos de lo que esperábamos; incluso le salíó un furúnculo, la llamada teología de la liberación, que ni es teología ni libera de nada.
Es incuestionable que la espiritualidad derivada del mensaje evangélico ha producido los más altos niveles en la excelencia de la humanidad (Francisco de Asís, Juan de la Cruz, Teresa de Avila, etc.); actualmente, como señala la profesora americana Patricia Aburdene, existe una potentísima corriente de espiritualidad que se manifiesta con un aumento del consumo de libros de autoayuda, yoga, visitas a templos budistas, tantra, etc; aunque no parece que esa corriente pase, precisamente, por la Iglesia Católica.
Desde hace mucho tiempo, un gran científico y pensador, el profesor Panikkar, ha venido apuntando la necesidad de que la Iglesia necesita de una gran reflexión, y para ello él sugería regresar al principio, a un concilio “Jerusalén II”.
Y en esa misma dirección, no hace mucho, se ha manifestado Henri Boulad, jesuita egipciolibanés de rito melquita, rector del colegio de los jesuitas en El Cairo, profesor de teología, vicepresidente de Caritas International para Oriente Medio y África del Norte. Un gran intelectual que ha dado conferencias en las más prestigiosas universidades del mundo y ha publicado unos treinta libros en unas quince lenguas, sobre todo en francés, árabe, húngaro y alemán.
Este jesuita ha enviado una carta al Papa, que se ha hecho pública, y aprovechando la visita a España de Benedicto XVI quizá sea conveniente volver a ella.
Esa carta, extraordinariamente crítica con la Iglesia Católica, está redactada con rigor intelectual, desde un profundo sentido de la responsabilidad y con la obediencia que un jesuita debe al Papa, pero sin que ella ahogue la libertad de todo cristiano. Ese escrito parece tener el estilo de “un hombre de Dios”.

–Santo Padre, escucha.


Para bajar la carta completa, pinchar con el ratón aquí: CARTA DE HENRI BOULAD. Aparecerá el cuadro de “MediaFire”; en medio de la pantalla hay un recuadro grande (Click here to start dowload). Pincha ahí con el ratón, y se abrirá la carta íntegra.

Imagen y texto original de José Del Moral De la Vega

5 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

No cabe la menor duda, nuestra iglesia necesita urgentemente un nuevo concilio que la devuelva al principio y la lleve a un resurgir en la fe, el amor y la verdad.

Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Ciertamente, Rafael, y hay que poner manos a la obra porque, como muy bien dice Boulad, "son las menos cinco".
Un abrazo

Carla Kowalski dijo...

Jose: Es muy interesante lo que decís, creo en la espiritualidad, pero también siento que las personas ya no relacion la espiritualidad con la religion.

Con respecto a la carta, es muy interesante y el autor define muy bien los puntos en los que marca su opinion.

Voy a detallarte lo que pienso de cada punto:
1. Concuerdo totalmente en que "adornando" un templo no hace que la gente vaya, mas bien se enojan porque son gastos que podrian utilizarse para obras de caridad.
2. Parece que la vocación se ha perdido, creo que tiene que ver con la desilucion de los jovenes por una Iglesia que se queda en el pasado.
3. El tema de el sacerdote y el cocuvinato o casamiento, es una opinion que todavia no he formado. No se si estoy de acuerdo o no, pero creo que esta realmente puede ser una de las razones para que los sacerdotes dejen de serlo.
4. Creo, que hoy en día, muchos sacerdotes tienen este nuevo lenguaje, pero no son muchos, y es lo que la gente necesita, a mi parecer.
5. Concuerdo totalmente que la fe tiene que dirigirse al corazón!!!!
6. Es verdad que hay muchas religiones o cultos o sectas hoy en día. No concuerdo con muchos de ellos, pero debo admitir que la gente esta necesitando de fe, y creo que a veces busca en el lugar equivocado.
7. La moral!! Un tema tan importante, parece que todos fueramos inmorales, eso es totalmente cierto, y aquí creo que debe existir ese nuevo lenguaje del que hablaba antes.
8. En este punto siento que la Iglesia hace lo que puede, no se si en todas las parroquias, mas bien no creo, que sientan que son los dueños de la verdad.
9. Este punto me sorprendió, no sabia que era así. Es una pena, en mi opinión, la gente se vuelque al ateismo... Para mi es importante saber que hay un Dios que nos cuida y nos ama mas allá de todo.
10. Totalmente hay que creer en el diálogo!

Concuerdo totalmente en que tiene que haber una reforma de la iglesia, que tiene que modernizarse, que no deben ser tan moralistas ni decir que práctimente todo esta mal. No por eso dejara de ser católica y creer en Dios y Jesús. El nos ama como somos, y sabe que hacemos lo que podemos, lo que mejor nos sale.
Igualmente se debe tener cuidado con esta reforma, tampoco es cuestión de irse al otro extremo.

Como dice Henri Boulad, es muy franco en esta carta, y pienso que sus puntos de opinión son muy interesantes.

Quiero aclarar que esta es solo mi opinión.

José Del Moral De la Vega dijo...

Querida Carla, has hecho toda una magnífica revisión del planteamiento de Boulad. Yo también estoy de acuerdo en casi todos tus planteamientos.
Un abrazo

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

Dando respuesta al comentario dejado en mi entrada "Entre libros y cuadernos", te cuento que el árbol es un Pomelo, pero la fotografía no es de aquella época sino de una escuela rural de hoy en día.

Gracias por visitarme, espero te encuentres bien.

Un abrazo.