martes, 2 de agosto de 2011

¿El 15M, un movimiento simpático?




Las cabeceras de los periódicos no paran de publicar tragedias:

El ejército sirio ha entrado con tanques en la ciudad de Hama, y los heridos pasan ya del millar, habiéndose contabilizado hasta el momento más de 100 muertos.

Decenas de miles de personas sufren una terrible hambruna en Senegal. Por toda acción, la FAO, la ONU, el G7 y otros organismos internacionales no han hecho otra cosa que elaborar planes para indicar a los senegaleses “ qué hacer para evitar el hambre”.

Al igual que en Irak, los países democráticos de Occidente han invadido Libia con objeto de deponer al dictador, para lo cual han desencadenado una guerra en el país.

La situación es tan crítica que el movimiento 15M, junto a otros movimientos con gran predicamento pacifista, han organizado todo un programa de acción consistente en manifestaciones públicas y acoso al gobierno, en todo el territorio nacional, con la misma contundencia que ya hicieron en 2003 contra la guerra de Irak.

–Se te ha caído el periódico –Es lo que dice mi hijo, mientras despierto de la siesta sin saber muy bien si esas noticias las he leído, o todo ha sido un sueño.
Desgraciadamente ha sido un sueño donde el deseo se ha mezclado con la realidad. Las cabeceras de los periódicos son rigurosamente ciertas, pero la reacción de los grupos progresistas no tiene nada que ver con las tragedias publicadas; su próxima acción será boicotear la visita oficial del Papa a España.
Desconozco la causa por la que el 15M y otros grupos intitulados progresistas quieren boicotear la visita del Papa a España, una institución que, aparte de su sentido religioso, mantiene una incuestionable y magnífica obra social:

En España, en cuentas presentadas ante los organismos fiscales y expuestas públicamente (2010), el gasto de Cáritas al año es de 155 millones de euros; el de Manos Unidas, 43 millones; el de las Obras Misionales Pontificias, 21 millones, dinero que sale directamente del bolsillo de los católicos españoles.

Los centros españoles para reeducación de marginados sociales, ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos, acogen a unas 53.100 personas permanentemente, gastos que son abordados con el dinero de los católicos.

Se estima que el 80% del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico-Artístico español lo cubre la Iglesia Católica con las limosnas y donaciones de sus fieles, habiéndose calculado un ahorro aproximado al Estado de entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año.
….

De pequeño, yo tenía un amigo cuyo padre era un canalla maltratador. Y cuando aquel hombre sufría un problema laboral, en lugar de enfrentarse a él, se emborrachaba y pegaba a su mujer, una desgraciada sin otro delito que trabajar como una bestia para cuidar a la prole. Era evidente que aquel insensato, incapaz de afrontar sus verdaderos problemas, y resolverlos, dirigía su violencia contra una víctima que era, precisamente, quien más le ayudaba.
Ahora, después de conocer la protesta del movimiento 15M contra la visita del Papa a España, acción que contrasta con su “pasotismo” ante los graves y verdaderos problemas de los españoles, no puedo evitar acordarme del padre de aquel amigo mío de la infancia.
¿Se habrán quitado la máscara estos jóvenes del 15M que se nos mostraban como unos modernos “Robin Hood”?

Imagen y texto originales de José Del Moral De la Vega

14 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

Son las cosas que a veces uno no alcanza a comprender. Aquí si que cabe muy bien el refrán:

"Caras vemos, corazones no sabemos"


Un abrazo, gracias por visitarme.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy acertado ese refrán colombiano, Rafael.
Muchas gracias por tu visita.
Un abrazo

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Bueno, querido Pepe: no puedo dejar de recordar un comentario que me hicieras hace un tiempo atrás sobre la reacción de algunos de tus compatriotas ante las religiones en general y especialmente contra el catolicismo, instigadas, parecería por el "estado" y por un "seudo modernismo", que veía a la fe y las creencias religiosas como algo prosaico y estúpido. Quizá el mal esté adueñándose de los seres humanos de manera tan concluyente, que los "parados", la hambruna y las muertes innecesarias pasan a NO IMPORTAR. Las actividades de los católicos - sacerdotes, monjas y/o laicos - son tantas y tan importantes (desde ser la única mano que se extiende a un sidósico o a un leproso en países ignotos, hasta el plato de comida que le sirve a un pequeño en un comedor comunitario en los países en los que la sociedad mira a un costado cuando de hambre se trata), que renegar de un jefe de estado como es Benedicto XVI, que lidera un movimiento mundial tan grande y positivo demuestra en primer lugar una gran ignorancia y en segundo lugar una total falta de sensibilidad. Me duele que todo esto -incluyo la crisis económica junto a la crisis moral que estas actitudes demuestran- esté pasando en mi Madre Patria.
Disculpa la extensión de mi comentario, pero..., ya me conoces, soy así cuando me engancho con un tema. ¡Un abrazo argentino a un amigazo español de la p.m.!

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy atinada tu reflexión, querida amiga; y eso de Madre Patria me ha llegado al fondo del alma; sabes que lo que ahora está de moda son los particularismos -¡cómo si no hubieran intervenido en lo que somos los egipcios, los griegos, los romanos...; y como si no estuviera más que demostrado el extraordinario valor biológico y cultural del mestizaje-. En cuanto a la actitud de los llamados progresistas contra la religión..., lo que realmente evidencian es que tienen menos ideas que una muñeca, y esa pobreza creativa la suplen con proposiciones destructivas; pero al final, la verdad siempre resplandece, aunque como ha sucedido con el marxismo, hayan tenido que pasar cien años.
Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
Un abrazo

Julio Batet dijo...

Agradezco tu artículo, José. Muy bien traído el ejemplo. La I.C. trabaja y no sabe vender bien lo que hace. Pero su labor está presente en el mundo actual. Conozco ya a quien ha estado toda la vida denigrando a la Iglesia y al final, para bien morir, atendido y amado, ha recurrido a la labor de las HH. de los ancianos desamparados. ¿Qué esconden a lo largo de su vida tantas personas?

José Del Moral De la Vega dijo...

Cierto Julio; pero ese comportamiento tiene una profunda razón que ha diseccionado magistralmente el gran pensador George Steiner: la "progresía" -produce ternura el impudor con que se intitulan estos personajes- odia a cualquier grupo, institución o persona que, con su ejemplo, les pone un listón de ejemplaridad, tan alto, que ellos no pueden alcanzar.
También estoy de acuerdo contigo en que la Iglesia explica muy mal su trabajo de acción social -y ahí todos tenemos la culpa- Siguiendo el ejemplo que has puesto ¿cuándo ha surgido un colectivo que haya pedido una medalla, condecoración, reconocimiento público...para esas monjitas que dedican toda su vida a cuidar a los que nadie quiere cuidar?
Un abrazo

angélica beatriz dijo...

Querido José, yo me quedo helada ante las manifestaciones de estos jóvenes. Si bien la libertad de culto es un derecho personal, el valor del respeto ante las creencias de los demás también lo es.

Blaise Pascal decía que las cuerdas que atan el respeto de unos con otros, son, en algunos casos, sostenidas por la necesidad, y creo que en este caso es así. Pienso que estos jóvenes carecen de muchas, muchas cosas, principalmente de afectos y valores inculcados desde la infancia. Son portadores de una ideología que adolece de principios solidarios, sin una visión holística de la diversidad del mundo y sus problemas.

Se vale luchar por nuestras creencias, por qué no, pero lo que no se vale, ni aquí ni en ninguna parte del universo, es atacar de manera impúdica, soez y sin el mínimo respeto a quien dirige y sostiene una institución religiosa como lo es la Iglesia Católica. El Papa Benedicto XVI no se lo merece.

Espero que esta próxima Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, sea fértil a los corazones de los jóvenes que asistan, y prevalezca un ambiente de paz, de alegría y de generosidad. Dios los tiene que ayudar, José querido, y todos estaremos pidiendo a Dios por ello.

Gracias por darnos esta valiosa oportunidad de opinar sobre este tema.

Un abrazo, José.

José Del Moral De la Vega dijo...

Efectivamente, querida Angélica, no se entiende; y los que creemos firmemente en la libertad no vamos a consentir que alguien, en España, impida a otros la manifestación pública de sus sentimientos. Sería inaudito que se puedan organizar manifestaciones públicas de adhesión a un equipo de fútbol, y alguien pretenda boicotear la visita del Papa y su encuentro con miles de personas venidas de todo el mundo a nuestro país. Pero lo que repugna del hecho es que estos grupos que lo propugnan aparezcan como "progresistas", cuando realmente a lo que se parecen es a los bolcheviques.
Un abrazo

Luis Fernández dijo...

Querido Pepe, la verdad duele y parece que a la clase dirigente sólo le interesa mantener su estatus entreteniendo a las masas y anulando la crítica.

Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Cierto, querido Luis. Y lo que más duele es que estos políticos han destruido uno de los pilares del progreso de nuestro pueblo: han matado la ilusión. Pero Europa es vieja, y por ello sabia, y sabemos perfectamente -lo tenemos muy cerquita-, que los ataques "justificadísimos" de los movimientos de masas a los parlamentos alemanes y rusos no solo no solucionaron el problema que aseguraban iban a arreglar, sino que sustituyeron a los malísimos parlamentarios por los justicieros y asamblearios nazis y bolcheviques. ¿El resultado? Mejor no repasar ese capítulo.
Esta situación no es fácil de arreglar, pero el procedimiento es, probablemente, el mismo que tiene un conductor cuando entra en una curva con el peralte mal calculado, y se le va el coche: apretar el trasero al asiento, sujetar fuerte el volante y...acelerar; porque si frena se mata.
Un abrazo

Matilde dijo...

Querido José,

Las reivindicaciones del 15M son de un sentido común apabullante (creo haber recibido hace tiempo un correo tuyo en el que se proponían algunas de las que ahora han hecho suyas) y como se puede leer en sus manifiestos, aboga por una regeneración ética y humanística de la sociedad y de la política para que estén al servicio de las personas y no de los mercados. Además, su actitud masivamente no violenta está más que probada en los distintos ataques policiales de los que ha sido objeto. El movimiento ha pillado con el paso cambiado a todos los políticos y por eso concita tanto las simpatías de la ciudadanía (por llamar por fin al pan “pan” y al vino “vino”) como las hostilidades de los partidos que acusan a este movimiento de estar manipulado por secretos hilos. La llamada izquierda los acusa de ser instrumentos de la derecha y viceversa. En él hay voces, muchas y bien informadas, que explican y denuncian las causas de las guerras de Libia y Afaganistan (con armas españolas) , del horror y la pasividad occidental frente a la masacre de Siria y de la atroz hambruna que asuela África. El movimiento pone el dedo en la llaga en todas las disfunciones de nuestro sistema democrático y también del económico y denuncia claramente las causas de estas tragedias.

Respecto a la visita del papa, por lo que he leído , el movimiento no esta en contra de la visita sino de que esta se pague en parte con dinero público Es verdad que los católicos ponen dinero de sus bolsillo pero el Estado y las administraciones públicas van a poner 25 millones de euros que salen del bolsillo de TODOS los contribuyentes, la mayoría no-católicos practicantes. Eso sin contar todo el dinero que el Estado va a dejar de ingresar por la exención o rebaja de impuestos a las empresas colaboradoras del encuentro de la juventud (por qué no lo llaman claramente de la Juventud católica?) y que Cáritas y Manos Unidas y otra instituciones confesionales también reciben dinero como ONGs que son de la partida del IRPF que no está destinada explícitamente a la Iglesia católica.

El movimiento 15M está en contra de que la visita del papa se pague con dinero público porque resulta escandaloso que se dedique dinero público a un acto que tendría que ser privado en un momento de crisis galopante en que este dinero podría dedicarse a solucionar otros problemas.

En esta crítica coincide con las comunidades cristianas de base que, además, critican los gastos y fastos desproporcionados de esta visita que va a ofrecer al mundo y a un país en crisis una visión faraónica de la iglesia, totalmente alejada del mensaje evangélico de pobreza y sobriedad.

Un abrazo cordial

José Del Moral De la Vega dijo...

Querida Matilde, muchas gracias por tu visita y tu comentario, que voy a dar respuesta comenzando por el final de tu escrito.
Yo no me considero Iglesia de base, y, además, no sé muy bien qué es exactamente eso. Cuando yo era joven reflexionaba sobre mi vida según los principios de Marichal, y pasé bastante tiempo entre Maritain y Theilard de Chardin; ahora me gusta entrar en la espiritualidad de la mano de Panikkar, y me satisface pertenecer a una religión que cuenta o ha contado con misioneros como Teresa de Calcuta, el Padre Ángel, Vicente Ferrer…Yo me siento católico, apostólico, romano, pero coincido con lo que esa “iglesia de base” opina sobre la organización de esta visita del Papa. No me gustan los actos folclórico-religiosos, como no me gusta el folclore de Semana Santa, pero me gusta que ellos les guste a otros, porque aunque yo no los considero actos religiosos, los catalogo como culturales y, a mí, la cultura me apasiona. Y si desvinculamos de religiosidad la visita del Papa a España, ¿qué importancia tiene ese fenómeno para que los señores del 15M la boicoteen?
Creo que la respuesta ya la habías planteado tú –o los del 15M–: “porque resulta escandaloso que se dedique dinero público a un acto que tendría que ser privado en un momento de crisis galopante en que este dinero podría dedicarse a solucionar otros problemas”.
¿Esa es la razón tan poderosa para que los del 15M no solo critiquen la visita sino que la boicoteen? Querida Matilde, eso es una ingenuidad derivada de ignorancia, o una maldad, si con ella se quiere confundir a la buena gente. He sido organizador de un congreso científico nacional y otro internacional y conozco, de primera mano, la altísima rentabilidad de cualquier inversión que se haga en lo que se llama turismo científico, religioso, deportivo…Desconozco la rentabilidad de la visita, pero es muy probable que, los más de un millón y medio de personas que tienen previsto participar en la visita (viajes, restaurantes, hoteles, recuerdos, regalos…), van a multiplicar por cientos o miles la inversión que el gobierno y las empresas van a realizar. ¡Pues menudo favor le van a hacer estos señores a los trabajadores que ellos dicen defender y que van a encontrar algún empleo con este acto!
Yo no tengo conocimientos, ni tiempo, para analizar rigurosamente el origen, razones, estrategias…de ese movimiento; pero, aunque asumo todas las propuestas que hicieron en su aparición, condeno de manera tajante su actitud, sus provocaciones impidiendo que los parlamentarios catalanes pudieran acceder al parlamento, etc. Me da vértigo releer lo que está a la vuelta de la esquina, y que comenzando por unos indignadísimos y justificadísimos movimientos espontáneos, terminó en las tiranías asesinas y monstruosas de nazis y bolcheviques.
Y por último, Matilde, llevo cuarenta y dos años trabajando en investigación científica y estoy lo suficientemente “deformado” como para hacerme preguntas de preguntas de preguntas sobre todo lo que me rodea. En democracia hay una regla primera y principal que dice: los ciudadanos eligen a los políticos que se presentan a las elecciones y todos aceptan los resultados. ¿No te parece demasiada espontaneidad que este movimiento que cuestiona a los políticos surja precisamente ahora, cuando los políticos que más tienen que ver en la indignidad están a punto de ser derrotados en las urnas?
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

El movimiento 15-m no participó, como tal en la manifestación del jueves. Sólo convocó una concentración el viernes para protestar por la violencia policial ejercida el día anterior. Esta concentración finalizó con una asamblea espontánea entre peregrinos e indignados para tender puentes y acercar posturas. Se quiere desprestigiar al movimiento desde los medios de comunicación. Aunque estemos en contra del uso de dinero público para estos eventos, no lo estamos contra la fé en sí misma ya que, como dice nuestro manifiesto "unos somos creyentes, otros no..."

Saludos

José Del Moral De la Vega dijo...

Señor Anónimo, disculpe que no haya contestado antes su comentario, pero razones de trabajo me han impedido hacerlo.
Esa manifestación convocada por el 15M, a la que Vd alude terminó de la manera que todos conocemos http://youtube.com/watch?v=Mdk-LAQ8qiQ (repugnante). El 15M ha exigido responsabilidades al Gobierno por la actuación de la policía, pero –que yo sepa- nadie de ese movimiento ha exigido responsabilidad a nadie por las tropelías de la caterva agresiva contra los pacíficos peregrinos. ¿El 15M no tiene ninguna responsabilidad en eso?
Dice que el 15M está “en contra del uso de dinero público para estos eventos”. Ese “evento” al que Vd alude ha exigido un gasto, según las cifras publicadas, de 25 millones de euros. Según la Cámara de Comercio de Madrid, solo en Madrid, el evento ha producido unos ingresos estimados de 160 millones de euros, y de ello se deduce, sin necesidad de aplicar ningún estadístico complicado, que la rentabilidad ha sido del 6,4%, que comparándolo con el crecimiento del PIB actual del país (0,2%) ofrece una rentabilidad 300 veces superior a la que se produce actualmente en España. Ese ha sido el resultado económico inmediato; pero ¿cuánto habría costado pagar una campaña publicitaria de la marca “España” con 4700 periodistas del mundo concentrados en España durante el tiempo que ha durado el “evento” –no tengo capacidad para valorarlo, pero sin miedo a equivocarnos, podríamos afirmar que inmenso- ¿Cuánto habría costado traer a más de un millón de jóvenes de todo el mundo, durante una semana, en la cual se les “ha vendido” a España como país turístico?
Si económicamente, ese “evento” ha ofrecido una rentabilidad altísima, y el 15M –muy preocupado de la situación económica del país– está “en contra del uso de dinero público para estos eventos”, parece fuera de toda duda que la razón del 15M es otra bien distinta a la económica, argumento que antepone al de ayudar a solucionar el gravísimo problema económico y de paro de los españoles. Esa razón, tan importante, ya la ha manifestado un pensador tan poco sospechoso de sectario como George Steiner, y no es otra que odio a la religión católica, una razón que suelen usar como “marca” los llamados progresistas de este país, el mismo odio que manifestaron los nazis y los bolcheviques. ¿Es el 15M un movimiento de intelectuales independientes y preocupados de la situación política de España? Que cada cual analice y opine.
Cordialmente