domingo, 19 de febrero de 2012

Forma de cortar el jamón


Dibujo en el cual se muestra la manera de cortar un jamón. (Dibujo original del profesor Ramón de Arcos Nieto-Guerrero)

El jamón ibérico de bellota es un alimento tan perfecto que habría que sospechar que tiene su origen en el soplo de la Virgen a alguna persona buena. No solo es uno de los más selectos manjares que se pueden disfrutar, sino que posee unas  propiedades químicas tan saludables, que ha sido declarado como alimento cardiosaludable, al  reducir significativamente las tasas altas de colesterol de aquellos que lo ingieren.
Existen algunos “mal entendidos” que confunden al comprador, y que es necesario aclarar:
·         Los jamones malos están cubiertos de hongos de color negruzco; -los hongos que tapizan la cubierta del jamón aparecen en el proceso de madurado en la bodega, no tienen ninguna peligrosidad y no son indicativos de ninguna descomposición o contaminación del jamón, aunque ellos no se comen.
·         La carne se encuentra entreverada de tocino, que es muy malo -el jamón se encuentra infiltrado de tocino, que tiene una composición lipídica excelente, y esa es una propiedad positiva que distingue a estos jamones, aunque no cabe duda que el nivel de calorías del tocino es el doble que el del jamón-.
·          En la superficie del jamón aparecen unas bolitas de color blanco que corresponden a algún “bicho” -las bolitas blancas son acúmulos del aminoácido tirosina y, precisamente, su presencia es garantía de una buena calidad-.
En la actualidad, el jamón tiene un precio muy asequible, pero muchas personas desisten de comprar una pieza entera porque no saben cómo cortarlo, aunque ello es bastante fácil, y con un soporte jamonero para sujetarlo y un buen cuchillo, todo está solucionado.

Un buen loncheado del jamón es un aliciente más en el disfrute de este manjar. Plato de ibérico preparado por Antonio, uno de los mejores cortadores de jamón del mundo, en el restaurante “La Dehesa “, Azuaga (España). (Imagen del profesor Juan A. Martín Sánchez)

Texto de josé del moral de la vega

10 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Excelente y muy interesante entrada, querido José.

Aunque se vende este jamón en México, creo que nunca será como comerlo directamente de una pieza recién cortada. Además, en mi país, su precio es altísimo.

Gracias José. Me has antojado con esa fotografía.

Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Es cierto, querida Angélica. Cuando un día te decidas venir a España podrás comprobar la excelencia de un plato recién cortado. Ya verás.
Un abrazo

Javier Jiménez dijo...

Eso no es un plato de jamón, eso es una obra de arte. Tengo que volver a Azuaga...

Un saludo, amigo.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

Tal cual lo describes, creo que bien vale la pena un trozo de jamón, ya que por aquí no somos tan duchos en el asunto.

Abrazos.

José Del Moral De la Vega dijo...

Hombre, Javier. Avisa cuando vengas y te esperamos. Los jamones de Pepe Hidalgo son el aperitivo que toman los ángeles todos los días -en serio-. Y con el solomillo de Retinto que te dan en "La Dehesa", casi que levitas...Ven y verás como sí.
Un abrazo

José Del Moral De la Vega dijo...

Pues esa es una razón que tienes, Rafael, para venir a España. No te puedes imaginar la cara que pusieron unos colegas de Puerto Rico, cuando los llevé en Madrid a una taberna para que lo probaran...
Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Paso a dejarte un saludito Pepe,
tu post interesante como siempre.

Que tengas buena semana.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias por tu visita Beatriz. Si estuvieras "realmente"por aquí no dudes que te invitaría a un buen loncheado de jamón. Seguro que te iba a encantar.

Silvia Beatriz Giordano dijo...

HOY, 13 DE MARZO, ES TU DÍA ESPECIAL. ¡¡¡Feliz cumpleaños, amigo Pepe!!!

José Del Moral De la Vega dijo...

Muchas gracias, Silvia. Si estuvieras por aquí te invitaría a un plato de jamón ibérico. Seguro que te gustaría.
Un abrazo