domingo, 5 de agosto de 2012

La belleza de la Virgen desnuda

En la mitología, el desnudo fue utilizado por los artistas para exaltar la belleza de los personajes representados, costumbre que no fue asumida por las religiones posteriores (Escultura de Pradier).

En la naturaleza, los animales están desnudos, y la ocultación del cuerpo es un fenómeno que tiene una finalidad defensiva. El hombre descubrió el vestido para protegerse de las adversidades, y paralelamente a la evolución de su cerebro apareció el pudor, un sentimiento que le impide mostrar su desnudez a otros hombres –en el Génesis, el pudor es inmediato al conocimiento–.  Quizá sea esta la razón por la cual los católicos han estado obsesionados con “vestir” las figuras de la Virgen, llegando a cubrir imágenes de extraordinaria belleza y gran valor artístico.
La Virgen de la Cabeza, de cuya veneración se tiene conocimiento desde el siglo XIII, ha llegado a ser una de las romerías más populares de España y, probablemente, la más antigua de todas. Actualmente, la imagen de esta Virgen aparece cubierta por sallas, manto, rostrillo y corona que ocultan la verdadera imagen, una obra de arte del escultor José Navas Parejo.


Imagen de la Virgen de la Cabeza, tal y como se muestra actualmente en su Santuario de Sierra Morena (Andalucía).

Cuando la imagen de la Virgen de la Cabeza es desnudada de ropajes y abalorios se contempla su verdadera gracia, sencillez y belleza (Obra del escultor Miguel Peinado Blanco).

Texto y figuras de José Del Moral De la Vega

2 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

Muy bella la imagen de la Virgen mostrada en su verdadera magnitud, la iglesia católica tiene cosas que actualmente rayan en la mojigatería y desdibujan la verdadera fe.

Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Tienes razón, Rafael. La iglesia católica confunde muchas cosas y los católicos debemos decírselo.
Un abrazo