martes, 4 de diciembre de 2012

LA CONTEMPLACIÓN COMO POSTURA CIENTÍFICA

Los sonidos de los instrumentos, traducción de un mensaje abstracto de signos garrapateados en un papel, se transforman en nuestro cerebro en millones de moléculas que nos excitan y emocionan, evidencia de que materialidad y espiritualidad son como un trayecto cósmico de venida y vuelta, dos caras de una esencia que no conocemos.


A mi amiga Pepa, que trabaja en los conflictos de mentes y cerebros para recomponer  fronteras y pactos con los demás o con uno mismo.


Muchas de las hipótesis sobre mente y cerebro que esbozaron Pauli y Jung son ahora traídas, de la mano de la física cuántica, a lo que todavía nos parece fantasía, y que antes que la ciencia nos lo haya contado, lo hicieron los poetas, lo que confirmaría la profecía: Cuando un día los científicos estén cercanos a las puertas de la Verdad, les saldrán al encuentro los poetas.

Somos energía, aire, agua y tierra que en millones de años llegaron a ser cuerpos y a los que un día les brotó la palabra, y con ella la mente y el pensamiento, y de este la poesía, la ciencia y la canción. 

Y la melodía, formada por ondas intangibles, se hace de nuevo materia en mi cerebro, millones de moléculas que en los sistemas neuronales me excitan y emocionan, y me hacen mirar a lo alto, justo a un punto, Altísimo, donde solo parece haber luz.



Magnífico concierto para trompeta, de Hummel, en el cual el solista español Manuel Blanco, un joven de Ciudad Real, confirma la expectación que está causando en los ambientes musicales internacionales.

Texto e imágenes originales de José Del Moral De la Vega

4 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Es cierto que la teoría de la mecánica cuántica todavía nos parece fantasía, pero si vemos hacía atrás un poco, hace escasamente una década no nos imaginábamos siquiera que hoy día podríamos andar cargando con una biblioteca en mano, y dar un vistazo al mundo en cualquier momento desde nuestro teléfono.
Por otro lado José, me parece genial la conexión que haces entre esa espiritualidad en la música y la transformación en materia molecular.

Un placer la pieza musical.

Saludos.

José Del Moral De la Vega dijo...

Me alegra que te haya gustado, Beatriz.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, José:

No entendí muy bien la postura científica, pero disfrute infinitamente de un excelente concierto, gracias por compartirlo.

Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Me alegra que te haya gustado el concierto, Rafael. Intentaré volver sobre este tema apasionante de la neurociencia y la fe.
Un abrazo