domingo, 29 de enero de 2012

LA CIUDAD DE COLOR ROJO


En Badajoz, las puestas de sol constituyen un espectáculo natural e inigualable, y  todas las tardes, siguiendo una liturgia mágica y exacta, los cormoranes las contemplan  desde una pajarera del río con esa reverencia natural y elegante que solo muestran las aves.

Las ciudades están hechas por el hombre, y es este el que decide qué es lo que las distingue; pero hay algunas que, como si de un regalo de los dioses se tratara,  tienen  una cualidad excepcional. Badajoz es una de ellas, y todos los días, al atardecer, se viste de rojo.


Imagen y texto originales de josé del moral de la vega

viernes, 6 de enero de 2012

WHAT A WONDERFULL WORLD (Next year, will be Christmas always)


Para la mayoría de los niños, la Navidad es una fiesta mágica que nunca debería acabar. En un corro de niños con el que ayer me topé, uno de ellos decía, muy convencido: «mi abuelo me ha dicho que, desde ahora, la Navidad durará todo el año».
Estos días pasados, como felicitación, un amigo me envió la canción “What a wonderfull world”. Y estas Navidades también, en una visita a Baeza, me senté en el lugar donde don Antonio Machado daba sus clases, y sin querer, fui recordando poemas suyos …/yo amo los mundos sutiles, /ingrávidos y gentiles /como pompas de jabòn…/
Hay poemas que son como luminarias en nuestra vida, y cada vez que los evocamos nos encienden una y otra vez los sentimientos.
Hay melodías con propiedades ajenas a la física o la química, y al escucharlas, los sonidos se transforman en sustancias capaces de catalizar nuestras hormonas.
Y hay canciones hechas con poemas y melodías que tienen una razón extraña; y toda la gente, de cualquier parte y sin saber por qué, las entiende, y se emociona. Símbolos que hacen, a los hombres, buenos.
“What a wonderfull world” es uno de esos símbolos mágicos que nos hacen pensar, como a los niños a los que yo oía ayer, que la felicidad es posible, y que llegará un día a partir del cual durará, por lo menos, todo el año. 


Imagen y texto de josé del moral de la vega