sábado, 21 de julio de 2012

Villanueva de la Reina (Andalucía), un lugar en las rutas del Imperio Romano


Los trabajos de arqueología desarrollados actualmente en Villanueva de la Reina están replanteando muchas cuestiones referidas a la ciudad romana de Iliturgi y su entorno.

La arqueología es la ciencia de los románticos.
Cuando la civilización mira a lo lejos, los arqueólogos observan lo próximo; lo que se desechó lo recogen, lo que quedó enterrado lo descubren. Dan forma a lo que estaba destruido y voz a lo que permanecía callado. Como a los místicos, les gustan los detalles y, después del triunfo, su mayor disfrute es la contemplación. 




La participación de universitarios voluntarios de toda España en las excavaciones arqueológicas realizadas es una manifestación de inquietud intelectual y compromiso de los jóvenes con la sociedad española.



El Batanejo, una construcción medieval recién restaurada, relacionada con Santa Potenciana, está situado sobre un lugar bellísimo del Guadalquivir a su paso por Villanueva de la Reina.

Imágenes y texto de José Del Moral De la Vega

lunes, 9 de julio de 2012

EL BOSSON DE HIGGS Y LA ESPIRITUALIDAD


Las diversas manifestaciones de la vida son fruto de una extraordinaria y precisa orquestación de moléculas y energía cuya contemplación, muchas veces, provoca en nosotros la emoción. Cuando mediante la ciencia somos capaces de aproximarnos al conocimiento de los procesos que han intervenido en esas manifestaciones vitales, la emoción producida tiende a la espiritualidad.  

¡Era cierto. El Bosson de Higgs existe! Pero ese descubrimiento, por si mismo no es lo más importante. Lo verdaderamente maravilloso es que esa partícula, como la llave de una puerta que abriera un mundo mágico, nos descubrirá otros muchos secretos inimaginables que, una vez  más, nos llevarán a una afirmación incontestable: el descubrimiento de algo nuevo permite intuir como hipótesis otras realidades nunca sospechadas, de manera que lo que realmente se incrementa con todo nuevo conocimiento es la conciencia de nuestra ignorancia.  

Texto y figuras de José Del Moral De la Vega