miércoles, 23 de abril de 2014

LA RESURRECCION

La procesión del Resucitado de mi pueblo no requiere de ensayos y la imagen es llevada en andas, espontáneamente, por jóvenes.

La Semana Santa no se podría entender sin la Resurrección, el triunfo del amor sobre el mal, y el pueblo, que aparentemente no sabe de teología, de filosofía, ni de metafísica… intuye acertadamente el valor de ese momento y lo escenifica magistralmente.
En mi pueblo, la procesión del Resucitado no lo organiza ninguna cofradía y cuando esta se pone en marcha lo hace sin orden alguno, evidenciándose que es la alegría lo único importante de ese momento.


En el flamenco se produce algo que no logra ni el gregoriano, ni el jazz, ni la ópera o cualquier otra forma de canto. En el flamenco, de manera espontánea, el grito se transforma en música. Enrique Morente, al cantar este Gloria, nos llena de una espiritualidad con la que se siente una fe sencilla que emociona, la fe del pueblo. 
Texto e imagen originales de José Del Moral De la Vega

No hay comentarios: