jueves, 18 de diciembre de 2014

LA NAVIDAD, FIESTA DE LA HUMANIDAD

Silent night –Noche de paz– es, probablemente, la canción representativa de la Navidad, y los coros de voces blancas los que mejor la interpretan.

Afirma el profesor Gomá Lanzón que el profeta de Galilea –Jesús– muerto y resucitado, es el modelo de ejemplaridad perfecta.
La Navidad es la fiesta  por el comienzo de la vida de ese personaje y, quizá por ello, el pueblo llano, consciente de su valor, ha exaltado históricamente esa conmemoración.
Ahora, la glotonería, lo libidinoso, el ruido y las baratijas –el consumismo alienador–  con que el poder desarma al hombre, han conducido, paralelamente y quizá de manera interesada, a una devaluación de la figura de Jesús.
Para los que somos cristianos, Jesús es el  “Verbum caro factum est et habitavit in nobis et vidimus gloriam eius”, y la Navidad el recuerdo de un hermoso misterio. Para cualquier persona, ante la miseria moral actual de una gran parte de los gobernantes, la figura de Jesús es el paradigma de ejemplaridad en la historia de la civilización.

José Del Moral De la Vega

2 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Te deseo felices fiestas
de Navidad y Año Nuevo,
pues con cariño de veras
en mi corazón te llevo.

Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Igualmente, amigo Rafael.
Un fuerte abrazo