sábado, 10 de enero de 2015

LA POESÍA DE ANGÉLICA BEATRIZ BACA

Portada del poemario Tarde Azul

La poesía, como la ciencia, suele ser el ámbito propio de las personas con la mente más privilegiada, pero la poesía, a diferencia de la ciencia, carece de normas, y por ello el poeta es, esencialmente, un aventurero, un viajero sumergido en el complejo mundo de las palabras y obsesionado en descubrir ideas bellas con las que sorprendernos.
La editorial culBuks acaba de publicar un poemario de la mexicana Angélica Beatriz Baca Pérez, profesora del prestigioso Instituto Tecnológico de Monterrey, cuyo título es: Tarde Azul
La obra consta de setenta y dos poemas, y en su prólogo ha escrito el escritor mexicano, Felipe Montes, lo siguiente: la poesía de Angélica Beatriz goza de un brillo que convierte en una travesía cada uno de sus versos; Angélica escribe con el alma, Angélica ama lo que escribe.
En la introducción de la obra, José Del Moral ha dicho: no sé yo si cualquiera que lea estos poemas participará de esa emoción que manifiesta Angélica, pero nadie podrá negar la dulzura y calidez de los versos que los componen, tan vivos, que parece estuvieran hechos para abrazar.
Sirva como ejemplo de estos poemas el siguiente:

ME GUSTA

Me gusta cuando me hablas,
y escucho tus latidos y los míos,
y me hago tuya y te haces mío
sin palabras,
como el rayo de sol se hace agua
en la inmensidad del  mar.

Me gusta la dulce confidencia
de tu aliento,
la sombra de tus manos
en las mías
y  el amanecer que nace
con tu voz.

Me gusta deletrear tu nombre
cuando duermes
y comer la fruta de tu boca,
aprender  el camino
de tus huellas en la noche
y decirnos todo,
y guardarnos  nada.

El texto es de José Del Moral. La figura es de Diego Del Moral y Susana Mera. 

3 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Muy. bello este comentario, mi José querido, inmerecido por el lado que lo veas...

Los poemas de Tarde azul son muy sencillos, no sé yo si cumplan con requerimientos de la poesía moderna, vaya usted a saber, pero lo que sí puedo asegurarte es que cada uno de ellos lleva engarzado un pedacito de mi corazón...

Gracias, José, amigo de mi alma, por acompañarme en esta aventura que es ponerle letras a la vida, "esa vida que no acaba".

Te mando un beso muy grande.

José Del Moral De la Vega dijo...

Bueno, yo no he hecho otra cosa que presentar esos poemas tan bellos.
Un beso

Clari dijo...

donde puedo conseguir ese libro? tengo pasajes a Mendoza para irme y quiero aprovechar y llevarme libros ..otra recomendacion de poesia?