martes, 17 de febrero de 2015

DONDE EL GUADALQUIVIR SE DUERME

Traje de faralaes diseñado por Inés de la Fuente en su taller de Villanueva de la Reina y presentado en un pase de modelos en Sevilla (Foto de Enrique Moya).

El valle del Guadalquivir corresponde a una depresión que fue mar en el Cenozoico, hace unos 60 millones de años, y cuyos depósitos marinos originaron el lugar actual que, con el valle del Po en Italia y las Tierras negras de Ucrania, son considerados los suelos más fértiles del planeta. A lo largo de este valle, encajado entre las cordilleras Bética y Penibética, el río no traza una línea recta, sino que en un lugar determinado, como por capricho, se empereza, y su curso traza curva tras curva formando una preciosa red de meandros donde a la fertilidad de las arcillas montmorillonitas se suman los depósitos aluviales que bajan desde las tierras altas de Cazorla y son la causa de que aquí se produzcan aceites que triunfan en cuantos certámenes mundiales participan.
A la orilla de ese río, en uno de sus meandros, está Villanueva de la Reina, un lugar donde lo mágico nace con la espontaneidad de lo salvaje. Aquí, al sepulcro de santa Potenciana, durante cientos de años han peregrinado gentes de todos los lugares a tomar tierra para curarse del mal de ciciones; de este pueblo eran famosas sus brujas, contra las que la Inquisición de Córdoba tuvo que intervenir; por la iglesia de este lugar se interesó, en el siglo XIX, la logia templaría Los Doce Apóstoles, en la creencia de que en ella está oculta la Mesa de Salomón, reliquia que también buscó por aquí, en aquellos años, el sacerdote de Rennes le Chateau, Berenguer Sauniere –la inscripción esculpida en un ángel de su fachada es la pista: Terribilis locus iste est–.  

 Andrés de Medina, joven villanovero, de pie y marcado con una (x), junto a otros superdotados artistas becados por la Academia de Bellas Artes hace unos cien años. Sentado y marcado con una (x) aparece Dalí. (Foto cortesía de Miguel Peinado)

Santos, brujas, escritores, artistas…han salido de este pueblecito sin más razón aparente que “porque sí”. En el siglo XX, un niño villanovero fue seleccionado por sus facultades pictóricas, y junto a Dalí compartió talleres hasta su muerte, ocurrida prematuramente. En el mismo siglo un joven, mientras pastoreaba las cabras de su padre, a escondidas, sin más universidad que su creatividad y esfuerzo, aprendió electrónica y terminó siendo uno de los mayores expertos del país, llegando a dirigir los servicios técnicos de una cadena radiofónica nacional…
Lo fantástico es aquí tan natural como el río, y en un taller de diseño de modas situado en el pueblo –Modas Inés De la Fuente– se proyectan ahora los trajes de faralaes con los que, cada año, se visten y presumen muchas mujeres en las ferias más turísticas de Andalucía, como Sevilla o Málaga.
¿Qué tipo de fuerza, qué extraña razón es la que origina que en este pueblo lo extraordinario sea tan natural como el sol que sale cada día. Un lugar tan mágico que el Guadalquivir, al pasar por él, se empereza y entretiene haciendo meandros?

Pedro Cantero, en su taller de electrónica montada por él mismo, a mediados del siglo pasado (Foto cortesía de la Familia Cantero Moya)
Texto original de José Del Moral De la Vega

1 comentario:

Pengobatan Anak Tradisional dijo...

me encanta tu blog, es en realidad. A menudo me gustaría visitar y escuchar toda su escritura. ya que puede añadir un montón de inspiración para mí.
http://pengobatananak.com/