sábado, 17 de octubre de 2015

Contra las enfermedades cerebrales

Hojas de Ginkgo biloba en otoño

Las enfermedades neurológicas son cada vez más frecuentes y, de estas, el Alzhéimer es, probablemente, la más odiosa, no solo por el sufrimiento que produce en el paciente, sino también en los que lo rodean, por la inexorable y progresiva pérdida de su conciencia y su duración. Su curación no es posible todavía, pero desde hace milenios existen conocimientos empíricos que retardan o mitigan algunas de estas enfermedades cerebrales.
El ginkgo biloba es la especie arbórea viva más antigua que se conoce. Sus hojas tienen una característica única, al distribuirse sus nervios de igual forma a los de un abanico; pero lo que realmente lo distingue es su contenido en flavonas, lactonas y fitosteroles, sustancias que le dan un extraordinario poder vasolidatador y antiplaquetario que favorece la circulación sanguínea, y por lo cual en Oriente se utilizan infusiones de sus hojas contra enfermedades cerebrales y varices en personas con hábitos sedentarios.  
En otoño, las hojas de ginkgo adquieren un bellísimo color amarillo que las distingue de las demás especies caducifolias.
Imagen y texto originales de josé del moral de la vega

No hay comentarios: