sábado, 31 de octubre de 2015

LA COLABORACIÓN NOS INTERESA


Este grupo musical brasileño tiene unas canciones bonitas, llenas de ritmo y musicalidad, pero por su forma de interpretar, a mí me produce algo más que el disfrute de una bonita canción, me sugiere la felicidad que conlleva cualquier actividad armoniosa que se realiza con la colaboración de varias personas, una idea que, entre tanta exaltación actual del individualismo, es como un vientecillo fresco en tarde de verano.
Mi generación es hija de un mensaje educativo dirigido al individualismo, la heroicidad o el liderazgo –tienes que ser el mejor era la cantinela que oíamos a cada paso en nuestra niñez–, probable consecuencia  de la cultura del siglo XX en la que Nietzsche era el referente ideológico –su propuesta era el superhombre–, así como de una horrible interpretación de la teoría darwiniana de la competitividad –la mejor forma de progreso social–; pero los que estudiamos fenómenos biológicos somos testigos de que mientras el progreso individual por competitividad ha conducido a muchas especies a su desaparición, la sinergia entre especies ha sido extraordinariamente positiva en la evolución de la biosfera.
Es incuestionable que, a nivel social, las comunidades en las que predomina la colaboración son las que más evolucionan, mientras que aquellas otras que propugnan el elitismo son, paradójicamente, las más atrasadas.
Los pueblos donde se conjugan muy frecuentemente los verbos agruparse, participar, colaborar, ayudar, auxiliar…son pueblos prósperos y de gente feliz, y por ello, quizá, a mí me gustan los grupos de jóvenes que cantan.

Texto original de José Del Moral De la Vega.