sábado, 21 de marzo de 2015

ANDALUCÍA, DESDE TARSIS HASTA AHORA, MÁS QUE UN MILAGRO

Composición de Lecuona que muestra, en clave musical, el alma de esta hermosa tierra.

Desde 1978, año en que los españoles aprobamos la Constitución actual, fecha que podemos considerar como el comienzo real de la democracia en España, en Andalucía se ha producido un progreso que ni en sueños imaginábamos entonces: creación de nuevas universidades, institutos, bibliotecas, mejora extraordinaria de puertos y aeropuertos, de la red de carreteras y ferroviarias, de las viviendas de sus ciudadanos, se han creado innumerables residencias de la tercera edad, estructuras deportivas populares, centros de investigación, se han organizado parques naturales en áreas de especial interés ambiental, se han promovido miles de organizaciones culturales…Todo eso se ha debido, principalmente, al marco jurídico que propicia y ampara nuestra Constitución de 1978. Muchas cosas no se han hecho -y no lo entendemos-, otras se han hecho mal –y nos duele-– y muchos políticos y no políticos se han enriquecido con el dinero que debería haber ido al pueblo –nos escuece el alma al recordarlo–. Si nada es inmutable, nuestra Constitución tampoco, por lo que habrá que corregirla para mejorarla; pero destruirla, cuando ha sido la que más frutos ha dado a los españoles en toda su historia sería, una vez más, cambiar una hermosa herencia por un plato de lentejas. Todos los pueblos andaluces deberían tener un monumento a la Constitución de 1978 –el mío lo tiene, y bien bonito; lo hizo Miguel Peinado–.

Texto original de josé del moral de la vega