miércoles, 15 de agosto de 2018

METAMORFOSIS DE LOS ÁTOMOS AL TRIGO



No hay idea de calma y plenitud como la que evoca un campo de trigo ya recolectado, paisaje sin sombras donde todo no es más que recuerdo de una fertilidad que ya no está.

Un campo de trigo ya recolectado es una oración de grillos, chicharras y libélulas en silencio.

Un campo de trigo ya recolectado es una metáfora perfecta de la metamorfosis que cualquier forma de vida requiere.

Un campo de trigo ya recolectado es el rastro de un turbión de átomos que llegaron como vibraciones y se convirtieron en espigas, en pan, canción y alegría.

Un campo de trigo ya recolectado es, más que nostalgia por lo que se fue, esperanza por lo que, a ciencia cierta, volverá.

José Del Moral De la Vega






3 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche dijo...

La casa de mis abuelos se levantaba entre campos de trigo... me llevaste hasta aquellos días de siega, trilla y molienda. Mil Gracias.

Un placer volver a leerte,

Abrazos.

Unknown dijo...

Muchas gracias, amigo Rafael.
Un abrazo.

jfbmurcia dijo...

El ciclo infinito de la vida...Saludos desde mi barbecho.